Cómo cuidar una planta de albahaca

••• olgakr/iStock/Getty Images

La albahaca es una de las hierbas más fáciles de sembrar, ya sea en una maceta o en la tierra. El cuidado para las variedades exóticas como Thai, canela, óleo, púrpura, limón o incluso la albahaca picante es el mismo. El tamaño maduro de cada clase de albahaca cambiará, pero la mayoría crecerá a 18 o 24 pulgadas (45 a 60 centímetros) al finalizar la temporada.

Passo 1

Mantén tu planta de albahaca en un punto soleado de tu jardín. Muévela dentro a un alféizar soleado cuando la temperatura baje a 40ºF (4ºC) bajo cero.

Passo 2

Riega regularmente, pero no permitas que el suelo se sature. Cambia de maceta o transplanta si el suelo no está bien drenado.

Passo 3

Fertiliza 1 a 2 veces al mes con un abono líquido. Cualquier abono sirve, pero evita los que aumentan la floración.

Passo 4

Poda con frecuencia apretando las hojas del centro. Esto no sólo le dará un agregado sabroso a tus recetas, sino que también ayudará a que la planta produzca por más tiempo.

Passo 5

Saca los tallos de las flores. Una vez que la albahaca comienza a florecer pondrá su energía en florecer en vez de hacer que aparezcan hojas.

Passo 6

Quita áfidos con un jabón insecticida, a mano o con un chorro de agua.

Passo 7

Riega cuando el suelo esté seco. La albahaca, como muchas hierbas, prefieren condiciones que tiendan a la sequedad.

Más reciente

×