Cómo cultivar una vinca a partir de esquejes de tallo

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Vinca hace referencia a varias plantas que pertenecen al género de este mismo nombre y especialmente a las especies Vinca major y Vinca minor. Ambas son plantas de bajo porte apreciadas como cobertoras de suelo por sus hojas brillantes y perennes y por sus flores de color púrpura pálido, que tienen cinco pétalos de bordes rectos. El crecimiento vigoroso y la facilidad de enraizamiento característicos de la vinca la hace fácil de propagar mediante esquejes durante todo el año. Sin embargo, los esquejes enraizan mejor cuando son iniciados a fines de primavera o inicios de verano, cuando las plantas entran en una fase de crecimiento activo.

Paso 1

Prepara un contenedor para enraizar antes de obtener los esquejes. Llena una maceta de 3,5 pulgadas (9 cm) con una mezcla de 2 partes de arena gruesa y 1 parte de perlita.

Paso 2

Corta un esqueje de madera blanda de la punta de un tallo sano que no tenga flor. Mide 5 pulgadas (12,5 cm) desde la punta del mismo. Córtalo por debajo de un par de hojas usando la tijera.

Paso 3

Arranca y desecha los dos grupos inferiores de hojas. Inserta la porción sin hojas del tallo en el polvo de hormona enraizante.

Paso 4

Inserta la base (el extremo cortado) del tallo en la maceta preparada. Introdúcelo dentro de la mezcla de arena y perlita hasta que el grupo inferior de hojas quede apoyado sobre la superficie.

Paso 5

Vuelca agua en el contenedor de a una cucharada hasta que el líquido comience a salir por los orificios de drenaje. Riega nuevamente el esqueje sólo cuando la superficie de la arena se sienta seca al ser tocada.

Paso 6

Coloca la maceta con el esqueje en una ventana cálida e iluminada donde reciba al menos ocho horas diarias de luz. Limita la exposición a la luz solar directa a tres horas o menos.

Paso 7

Revisa si se han formado raíces después de tres semanas. Tira de la base del esqueje para ver si este queda agarrado al sustrato.

Paso 8

Mantén el esqueje en la maceta durante al menos dos semanas después de la formación de raíces y antes de plantarlo en un lugar soleado o parcialmente sombreado y con un suelo de buen drenaje.

Más reciente

×