Cómo curar un wok

Curar un wok de acero al carbono, como curar una sartén de acero forjado, sella la superficie de cocción y evita el óxido. Un wok bien curado no utiliza mucho aceite, pues la comida no se pega al utensilio.

Passo 1

Lava el wok nuevo con agua caliente y jabón suave.

Passo 2

Enjuaga bien.

Passo 3

Coloca el wok sobre una estufa a fuego medio.

Passo 4

Dobla una hoja de papel en un cuadrado pequeño y empápala con aceite vegetal fresco.

Passo 5

Frota el wok caliente hasta que esté completamente cubierto con una película delgada de aceite.

Passo 6

Cambia a una toalla de papel limpia y continúa frotando el wok hasta que esté completamente cubierto con una delgada película de aceite caliente.

Passo 7

Baja el nivel del fuego y deja que el wok se caliente unos 15 minutos.

Passo 8

Deja que el wok se enfríe y ya podrás usarlo.

Passo 9

Vuelve a curar el wok si la comida empieza a pegarse.

Más reciente

×