Cómo descongelar las pechugas sin piel congeladas en el microondas

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Otra vez olvidaste sacar las pechugas del congelador, y las necesitas para una receta. Cuando no tienes tiempo para descongelarlas en el refrigerador, el método generalmente recomendado es descongelarlas en el horno microondas. Gracias a que calienta las pechugas permitiendo que la temperatura aumente en forma gradual, tendrás que observarlas de cerca para que no comiencen a cocinarse. Si lo haces en forma adecuada, podrás llevarlas a una temperatura fresca en forma homogénea, de modo que estén listas para agregarlas a tu receta favorita con pechugas sin piel.

Paso 1

Quita las pechugas de pollo de su empaque.

Paso 2

Coloca las pechugas en un plato plano para microondas, en una sola capa.

Paso 3

Pon las pechugas de pollo en el microondas.

Paso 4

Selecciona el ajuste para descongelar en el microondas. Algunos hornos te permitirán elegir el tipo de alimento que descongelarás, así como la cantidad de kilos de peso.

Paso 5

Calienta las pechugas de pollo en el ciclo de descongelado durante dos minutos, si el microondas no establece en forma automática la cantidad de tiempo necesaria para calentar la comida.

Paso 6

Quita las pechugas de pollo del microondas después de dos minutos, sin importar si el aparato tiene una configuración automática.

Paso 7

Da vuelta las pechugas de pollo.

Paso 8

Coloca las pechugas de pollo nuevamente en el microondas y enciende el ciclo de descongelado por otros dos minutos.

Paso 9

Revisa y da vuelta las pechugas de pollo cada 2 minutos, hasta que se sientan suaves y no tengan partes frías.

Más reciente

×