DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo escribir un discurso de oratoria

La tarea de escribir un discurso puede parecer intimidante, pero con algo de práctica y dedicación, pronto tendrás un buen entendimiento de las habilidades necesarias. Tienes que pensar en muchas cosas que no necesariamente entran en juego cuando escribes para un lector. Piensa en cómo tus palabras sonarán cuando sean leídas en voz alta, y considera fuertemente el efecto persuasivo que tu escrito tendrá en una audiencia. En la mayoría de los casos, cuando escribes un discurso, estas tratando de cambiar la opinión de alguien sobre algún asunto, así que tienes que analizar tus argumentos por ambos lados y considerar maneras de reforzarlos.

Instrucciones

writing image by Petro Feketa from Fotolia.com
  1. Piensa en la audiencia a la que estas hablando y cómo se sienten respecto a diferentes cuestiones. Si quieres persuadir a la gente, necesitarás un buen entendimiento de sus perspectivas, y necesitarás saber como hablarles.

    Loading ...
    Michael Blann/Digital Vision/Getty Images
  2. Decide un tema. Necesitas encontrar algo sobre lo que valga la pena hablar y que le interese a tu audiencia. Haz una lluvia de ideas y escribe todo lo que te puedes imaginar en un pedazo de papel, selecciona entonces el tema que te parezca más adecuado a la situación.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  3. Haz tu investigación. Estudia todo lo que esté disponible para tu tema hasta que tu conocimiento sea completo. Trata de encontrar fuentes de la mayor calidad. No querrás hacer una falsa declaración descaradamente en tu discurso debido a una fuente pobre.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  4. Estudia a tu oposición. Si es un tema polémico, necesitas entender ambos lados del argumento básico.

    Michael Blann/Photodisc/Getty Images
  5. Determina que tan largo necesita ser el discurso.

    Digital Vision/Photodisc/Getty Images
  6. Crea un bosquejo; éste servirá como esqueleto de tu discurso, donde puedes diseñar la estructura y determinar las ideas que quieres cubrir. Al principio debe haber una introducción, y al final debe haber un resumen. Las ideas y argumentos del discurso deben ser intercaladas en la mitad.

    Visage/Stockbyte/Getty Images
  7. Comienza a la mitad de tu discurso donde tus principales ideas son cubiertas. Escribe como si le estuvieras hablando a la gente. Lee tus palabras en voz alta y escucha como suenan. Si son artificiales e incómodas, ajustalas hasta que suenen bien cuando sean pronunciadas. Asegúrate de que tu lenguaje sea persuasivo. Piensa como te sentirías si alguien te estuviera diciendo las cosas a ti.¿Es condescendiente? ¿Es amigable, enfadado? Haz ajustes.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  8. Continúa este proceso en cada idea hasta que termines las partes principales de tu discurso.

    Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
  9. Asegúrate de que cada una de tus ideas fluyan de la una a la otra. Si los cambios parecen abruptos, inserta pequeñas declaraciones entre las secciones.

    Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
  10. Escribe tu parte final. Hazlo memorable. Usualmente, habrá una llamada a la acción y un resumen general de los temas que cubriste.

    Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
  11. Escribe tu introducción. Necesitas un gancho de algún tipo, tal vez una declaración que conmocione a la gente o que la haga reír. Querrás algo que inmediatamente genere un interés intenso.

    Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
  12. Lee tu discurso varias veces para asegurarte que todo esta funcionando, entonces léelo en voz alta y asegúrate que todo suene bien cuando sea hablado. Si hay algo mal, haz ajustes hasta que se sienta bien.

    George Doyle/Stockbyte/Getty Images
Loading ...
Loading ...