Cómo evitar que los plátanos pelados se pongan marrones

••• Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Cuando se pelan plátanos -todo o cortado en trozos- empiezan a tornarse marrones, debido a un proceso llamado oxidación. A pesar de que esto no altera el sabor de los plátanos, puede volverlos blandos y poco atractivos. Aunque a veces los plátanos marrones son ideales, como en el caso del pan de banana, la mayor parte de veces se prefieren los plátanos que tienen un aspecto, sabor y textura frescos. Hay medidas preventivas rápidas que pueden hacer que los plátanos pelados conserven su color y sabor natural durante cuatro a cinco días.

Passo 1

Vierte el jugo de naranja en un tazón. Asegúrate de llenar aproximadamente un tercio del recipiente con el jugo.

Passo 2

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Coloca los plátanos pelados en el jugo de naranja. Agrega jugo extra si es necesario para asegurarte de que esté completamente cubierto. Deja los plátanos sumergidos en el jugo durante uno o dos minutos para asegurarte de que estén completamente cubiertos.

Passo 3

Coloca los plátanos en un colador. Deja que el jugo de naranja drene de los plátanos.

Passo 4

Coloca dos o tres capas de toallas de papel en sobre la encimera. Coloca los plátanos sobre ellas y pon otra capa de toallas de papel sobre los plátanos. Presiona suavemente las toallas de papel para eliminar el exceso de jugo de naranja. Es importante eliminar tanto líquido como sea posible para que los plátanos no luzcan mojados y blandos.

Passo 1

Calienta 1 cuarto de galón (946 ml) de agua en una marmita. Después de que el agua hierva, deja que se enfríe por completo.

Passo 2

Aplasta 500 mg de ácido ascórbico en un mortero y revuélvelo con el agua fría.

Passo 3

Coloca los plátanos pelados en la mezcla de ácido ascórbico y déjalos que se remojen durante uno o dos minutos. Escúrrelos en un colador para eliminar el exceso de humedad.

Passo 4

Pon de dos a tres toallas de papel sobre la encimera, una encima de otra. Coloca los plátanos sobre las toallas de papel y cúbrelos con más toallas. Presiona suavemente los plátanos entre las capas de las toallas de papel para secarlos.

Más reciente

×