Cómo hacer glicerina vegetal

••• Pixland/Pixland/Getty Images

La glicerina vegetal se utiliza en algunos productos cosméticos para hidratar la piel y el cabello. Es soluble en agua, inodora y no tóxica. Aunque originalmente se elaboraba a partir de grasas animales, hoy en día suele producirse procesando grasas vegetales, como aceite de coco o de palma. Puedes elaborarla tú mismo y utilizarla para hacer jabón casero u otros productos de belleza.

Passo 1

Ponte unas gafas de seguridad y unos guantes de goma.

Passo 2

Vierte una taza de aceite de coco y otra de aceite de oliva en una cacerola grande. Enciende un fuego al máximo. Añade dos cucharadas de lejía y una taza de agua fría. Coloca la cacerola sobre el fuego.

Passo 3

Caliéntalo todo en la cacerola a 125 °F (52 °C). Muévelo regularmente hasta que los ingredientes se mezclen. Utiliza un termómetro de cocina para asegurarte de mantener la mezcla a la temperatura adecuada.

Passo 4

Reduce la temperatura del fuego a 100 °F (38 °C).

Passo 5

Agita la mezcla con una cuchara durante 15 minutos. Obsérvala para ver si comienza a tener aspecto de crema espesa, en ese punto en el que una gota se aguanta sin caer y el trazo de la trayectoria de la cuchara se mantiene durante varios segundos. Llegar a este punto puede llevar más de 15 minutos. Si es necesario, después de los primeros 15 minutos, mueve la mezcla durante cinco minutos en intervalos de 15 minutos.

Passo 6

Añade ½ taza de sal a la mezcla y deja que se enfríe. Al enfriarse, el jabón se cuajará en la parte superior y la glicerina se quedará debajo.

Passo 7

Retira de la superficie el jabón y deshazte de él (o viértelo en un molde para jabón).

Passo 8

Vierte la glicerina en un frasco de vidrio que tenga una tapa hermética. Guárdala en el refrigerador; durará de tres a cuatro semanas.

Más reciente

×