Cómo convertir una parrilla en un horno de pizza

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

En las noches cálidas de primavera y verano, prepara pizza al horno de leña para disfrutar afuera, bajo el cielo estrellado. Si te gusta el sabor de la pizza a la leña pero no tienes los recursos para construir un horno al aire libre, transforma una vieja parrilla a carbón en un horno pizzero. Las parrillas pizzeras a carbón son económicas, portátiles y permiten ahorrar espacio. Sin embargo, es necesario un aislamiento adecuado para garantizar temperaturas comparables a las emanadas por hornos pizzeros tradicionales.

Paso 1

Cubre el fondo de la parrilla con ladrillos refractarios duros. Estos ladrillos refractarios aíslan y conducen el calor, y aseguran las altas temperaturas necesarias para cocinar pizza.

Paso 2

Prepara el fuego. Ensambla dos o tres trozos pequeños y secos de leña, de cinco a siete palos de astillas y dos iniciadores de fuego sin olor en la parte inferior central de la parrilla, sobre los ladrillos refractarios. Enciende el fuego con un encendedor de barbacoa o un soplete de butano. Deja que se desarrolle el fuego y luego añade más leña, rellenando los espacios vacíos alrededor del perímetro.

Paso 3

Una vez que el fuego esté ardiendo, coloca las pizzas en una piedra cerámica para pizza o en una placa refractaria para pizza. Coloca la piedra o la placa refractaria sobre la rejilla y cierra la tapa de la parrilla.

Paso 4

Coloca una cobertura aislante sobre la tapa de la parrilla durante la cocción. Estas coberturas son como mantas forradas de aluminio que te ayudarán a mantener y reflejar el calor en el interior.

Más reciente

×