Cómo curar una parrilla nueva

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

El proceso de secado de una parrilla de carbón, también conocido como proceso de curado, quema todos los productos químicos de la fábrica y las impurezas que pueden alterar el sabor de los alimentos y proporciona un revestimiento protector que inhibe la oxidación de la parrilla. Toma sólo una o dos horas ejecutar correctamente el proceso de añadir años de uso a tu parrilla.

Paso 1

Utiliza una esponja húmeda o un paño empapado en agua caliente para limpiar todas las superficies interiores de la nueva parrilla, incluyendo las parrillas, la cámara de asar y la tapa.

Paso 2

Cubre todas las superficies interiores y la superficie para cocinar con una capa delgada de aceite vegetal en aerosol o manteca vegetal. Si se utiliza la manteca vegetal, aplícala con una hoja de papel encerado.

Paso 3

Vierte aproximadamente 10 libras (5 kilos) de carbón natural en la trituradora de carbón o en la cuenca, reúnelo en el centro de la parrilla y entierra un arrancador eléctrico de carbón en la pila antes de conectar el dispositivo.

Paso 4

Abre todas las rejillas de ventilación de flujo de aire máximo y deja que el arranque permanezca en el carbón durante ocho a 10 minutos hasta que empiece a echar humo y a chisporrotear.

Paso 5

Retira el arrancador de carbón, desconecta el dispositivo y utiliza el hierro de arranque para difundir el carbón encendido uniformemente a través de la parrilla de carbón o de la cuenca. A continuación, coloca el arranque en un lugar seguro para que se enfríe.

Paso 6

Cierra la tapa de la parrilla y permite que se caliente a entre 300 y 400 °F (148 y 204 °C) durante una a dos horas hasta que la grasa deje de echar humo y se forme una capa oscura de recubrimiento protector en el interior.

Paso 7

Permite que las cenizas y los fragmentos de carbón sin quemar se enfríen completamente antes de desecharlos.

Más reciente

×