Cómo limpiar una chimenea con entorno de piedra

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Una chimenea con entorno de piedra puede hacer que una habitación se sienta acogedora y cómoda, pero inevitablemente las piedras comenzarán a oscurecerse por el hollín y el humo. La tarea de limpiar las piedras medianamente ásperas que hay alrededor de tu chimenea requiere algunos químicos potentes para restaurar el color, así que ponte lentes protectores y guantes para evitar lesiones y salpicaduras. Pon toallas viejas en el piso y cerca de los muebles para protegerlos del goteo.

Paso 1

Mezcla el quitamanchas líquido de hollín comercial con agua de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Generalmente, se usa 1/4 de taza de limpiador de fosfato trisódico en 1 galón de agua. Ubica el balde cerca, de tal manera que puedas alcanzarlo con facilidad y con un goteo mínimo.

Paso 2

Empapa una esponja en la solución, luego presiónala contra el área sucia de la chimenea de piedra con aspereza media. Escoge una zona elevada y desplázate hacia abajo, de tal manera que la mugre no se escurra hacia secciones limpias. Permite que la humedad haga efecto durante unos cuantos minutos de tal manera que la solución pueda descomponer el hollín y la suciedad.

Paso 3

Frota un área pequeña utilizando el cepillo. Limpia con movimientos circulares pequeños y cercanos, y presiona fuertemente para que las cerdas penetren en la piedra porosa.

Paso 4

Pásale una esponja limpia y húmeda al área. Revisa la zona para determinar si la piedra de aspereza media está limpia. Repite los pasos 3 y 4 si las manchas persisten.

Paso 5

Limpia todo el frente de piedra de la chimenea, utilizando una esponja húmeda limpia para quitar cualquier residuo de hollín y mugre. Permite que las piedras se sequen por sí solas totalmente.

Más reciente

×