Cómo lograr una cosecha de tomate exitosa

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Para obtener una cosecha de tomates exitosa, es necesario poner mucha atención en su crecimiento. Empezando con las semillas, que requieren procedimientos cuidadosos de germinación. Generalmente los jardineros las dejan gestarse de 6 a 8 semanas antes de la última helada. Esto lo puedes hacer en interiores o en un invernadero. Una vez que las semillas hayan germinado necesitarán mucha luz solar, tierra bien fertilizada y mucha agua. Si prestas atención constante a las plantas y a sus necesidades, obtendrás un cultivo de tomate exitoso y saludable.

Paso 1

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Coloca las semillas de tomate en la bandeja con el compost para semillas. Cúbrelas con 1/2 pulgada (1,25 cm) de abono orgánico y riega la tierra con cuidado. Mantenla húmeda hasta que las semillas germinen. Espera de 3 a 5 días.

Paso 2

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Asegúrate que los brotes de tomate reciban suficiente luz. Necesitarán por lo menos de 12 a 16 horas de luz al día. Coloca los brotes en una ventana orientada al sur, gira la bandeja a diario para evitar que los brotes se inclinen hacia la luz.

Paso 3

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Mantén los brotes en las bandejas hasta que crezcan cuatro hojas. Sostén una hoja resistente y usa un lápiz para levantar las raíces con el objetivo de mantenerlas intactas. Trasplanta las semillas de tomate a macetas con un diámetro de 4 pulgadas (10 cm). Coloca cada retoño en la maceta y con cuidado llénalas hasta cubrir el tallo. Sólo las hojas deben quedar por encima de la tierra.

Paso 4

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Planta las semillas una vez que haya pasado la amenaza de la última helada. Escoge un lugar que reciba mucha luz solar directa. Usa tierra enriquecida con abono orgánico y con buen drenaje.

Paso 5

Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Con la pala de jardín, cava una zanja cuya profundidad que sea un poco más grande que la misma planta. Coloca los tomates uno a lado del otro a una distancia de 18 a 24 pulgadas (45,72 a 60,96 cm). Ellas necesitan permanecer en posición horizontal en una zanja. Cúbrelas con tierra y riégalas generosamente. Los tomates necesitan, por lo menos, medio galón (2 l) de agua al día.

Más reciente

×