Cómo hacer manteca de Karité no grasa de manera natural

••• Jupiterimages/Creatas/Getty Images

La manteca de karité, extraída de la semilla del árbol del mismo nombre, es un buen humectante para la piel que también proporciona algún grado de protección contra los rayos ultravioleta. La vitamina A que contiene, actúa como un remedio ante varios problemas de la piel como las arrugas, el eccema y la dermatitis. La loción se puede usar para tratar alergias, picaduras de insectos, quemaduras por el sol y la congelación. La manteca de karité se puede hacer en casa, para evitar comprar los productos caros en las tiendas.

Passo 1

Vierte 2 pulgadas (5 cm) de agua destilada en una olla o en una cacerola. Ponla sobre la hornilla y déjala hervir a fuego lento.

Passo 2

Pon la manteca de karité en un tazón pequeño de acero inoxidable o de vidrio templado. Colócalo en la olla para derretirla. Añade el aceite de almendras o de semillas de uva a la manteca de karité derretida. Agrega almidón de maíz junto con el contenido de una cápsula de vitamina E. Si deseas adicionarle una fragancia, debes hacerlo en este momento.

Passo 3

Pon agua helada en el tazón grande. Coloca adentro el tazón pequeño con los ingredientes. No permitas que le entre agua a la mezcla.

Passo 4

Bate los ingredientes usando una batidora de mano a velocidad media. La mezcla se enfriará y se hará más espesa. Continúa batiendo hasta que esté a punto de nieve y adopte la apariencia de crema batida.

Passo 5

Quita el tazón del agua helada. Guarda el producto en el refrigerador, dentro de un recipiente con tapa hermética. Esta loción durará unos meses si la conservas de este modo.

Más reciente

×