Cómo mantener tu boca húmeda durante un discurso

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La ansiedad de hablar en público no solo presenta desafíos psicológicos para la confianza de una persona, sino que también podría manifestarse en obstáculos físicos como manos temblorosas y una boca seca. A menudo, una boca seca no es causada por la sed, sino que es el resultado de la ansiedad y el nerviosismo de un orador. Esto puede hacer que sea difícil dar un discurso efectivo, pero hay métodos sutiles que puedes usar para mantener tu boca húmeda y controlar tus nervios durante una presentación.

Paso 1

Lleva una botella o vaso de agua contigo al atril. Toma pequeños sorbos para mantener tu boca húmeda y crear una pausa natural en tu discurso, cosa que puede ayudarte a controlar tus nervios y darte más confianza.

Paso 2

Usa una pomada para labios para humedecerlos. Elige una pomada que contenga glicerina, un suavizante para la piel que atrae la humedad a ella.

Paso 3

Come un caramelo duro justo antes de comenzar con tu discurso para producir saliva en tu boca. Los sabores de caramelo amargos como el limón y la lima activan las glándulas salivales especialmente bien.

Paso 4

Pasa tu lengua por el techo de tu boca y muerde suavemente tus mejillas para activar tus glándulas salivales.

Paso 5

Practica ejercicios respiratorios para reducir la tensión antes de tu discurso. Respira profundamente varias veces y exhala lentamente, visualizando la expulsión de la energía y los pensamientos negativos. Enfócate en respirar a través de tu nariz en vez de tu boca para reducir la sequedad. Los ejercicios de respiración pueden ayudarte a reducir la ansiedad, la cual es la causa principal de una boca seca.

Más reciente

×