Cómo hacer que la miel vuelva a ser líquida

Comstock/Comstock/Getty Images

La miel comienza a endurecerse y cristalizarse a medida que pasa el tiempo o si la temperatura desciende. Esto es normal, y no es necesario descartarla. Para regresar la miel a su estado y viscosidad inicial, puedes volver a hacerla líquida calentándola con agua tibia sólo lo suficiente para derretir los cristales y ablandarla. Si la calientas demasiado puedes causar que se vuelva dura de forma permanente, de modo que debes tener cuidado.

Paso 1

Llena una sartén pequeña con agua. Caliéntala hasta unos 100 °F (38 °C). Por encima de esta temperatura, la miel se cocinará. Si calientas la miel por encima de los 105 °F (40 °C), se considera que la estás cocinando, y los nutrientes que contiene se degradan.

Paso 2

Coloca la miel en la sartén. Mantenla dentro hasta que los cristales comiencen a derretirse. Si el agua se enfría, retírala y reemplázala por más agua tibia.

Paso 3

Seca el recipiente con una toalla cuando la miel esté líquida y regrésala a la alacena. Manténla en un lugar cálido para evitar que forme cristales nuevamente.

Más reciente

×