Cómo preparar las macetas de terracota para usarlas

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Las macetas de terracota están hechas de una arcilla porosa que permite que el aire y la humedad circulen alrededor de la planta. La mayoría de las macetas de terracota no están esmaltadas para mantener los beneficios de la porosidad, pero esto también provoca que se sequen fácilmente y que sean más susceptibles al crecimiento bacterial cuando se usan. La limpieza y el curado regulares de tus macetas de terracota las mantendrá aptas para el uso en el jardín y en el hogar.

Curar las macetas nuevas

Paso 1

Llena un cubo de 5 galones (19 litros) con agua.

Paso 2

Sumerge una maceta de terracota nueva o que recién hayas limpiado en el agua. Déjala en remojo por varias horas, hasta que la arcilla esté completamente saturada.

Paso 3

Quita la maceta del agua y planta en la forma usual. No permitas que se reseque por completo. Si esto sucede, necesitarás aumentar la frecuencia del riego para mantener las plantas uniformemente húmedas.

Limpiar las macetas viejas de terracota

Paso 1

Quita toda la materia vegetal de las plantas y la tierra de las macetas con las manos o con una pala de mano.

Paso 2

Frota el interior y el exterior de las macetas con un cepillo duro. Enjuaga con una manguera de jardín.

Paso 3

Mezcla una parte de lejía doméstico con 9 partes de agua en un contenedor grande. Si usas guantes de goma, sumerge las macetas en la mezcla y déjalas en remojo durante 10 minutos. Usa lana de acero para quitar las manchas o los depósitos restantes.

Paso 4

Quita las macetas de la mezcla de lejía y enjuaga con agua común.

Paso 5

Da vuelta las macetas y apila tres o cuatro macetas juntas para almacenarlas. Guárdalas en interiores, si vives en una zona con temperaturas bajo cero.

Más reciente

×