Cómo quitar la cáscara a las semillas de calabaza y girasol

Quita las cáscaras de las semillas de calabaza para disfrutar los granos.

Winston Struye/Demand Media

Las semillas de calabaza y girasol son muy nutritivas debido a que son altas en proteína. Mucha gente disfruta las semillas como refrigerios ya que ayudan a disminuir el apetito sin añadir muchas calorías. Aunque puedes estas semillas con la cáscara, muchas recetas requieren que les quites la cáscara. Puedes quitárselas en casa aplastándolas cuidadosamente para quitar la cáscara sin dañar las semillas.

Semillas de calabaza

Step 1

Rompe las cáscaras con un mazo de madera.

Winston Struye/Demand Media

Coloca las semillas de calabaza en una superficie plana. Rompe las cáscaras con un mazo de madera.

Step 2

Los granos se irán al fondo de la cacerola, y las cáscaras vacías flotarán.

Winston Struye/Demand Media

Coloca las semillas con las cáscaras partidas en una cacerola con agua. Mueve las semillas en el agua. Los granos se irán al fondo de la cacerola, y las cáscaras vacías flotarán.

Step 3

Usa una cuchara ranurada para quitar las cáscaras del agua.

Winston Struye/Demand Media

Usa una cuchara ranurada para quitar las cáscaras del agua. Vierte el agua que contiene las semilla de calabaza a través de un colador de malla o tamiz para recolectar los granos.

Semillas de girasol

Step 1

Coloca las semillas de girasol en una batidora eléctrica.

Winston Struye/Demand Media

Coloca las semillas de girasol en una batidora eléctrica. Pulsa la batidora encendiéndola y apagándola tres o cuatro veces por dos o tres segundos cada vez.

Step 2

Usa un tazón grande.

Winston Struye/Demand Media

Coloca las semillas en un tazón grande y llénalo con agua fría.

Step 3

Mezcla vigorosamente.

Winston Struye/Demand Media

Mezcla las semillas vigorosamente para aflojar las cáscaras de los granos.

Step 4

Usa la cuchara ranurada.

Winston Struye/Demand Media

Usa una cuchara ranurada para quitar las cáscaras que floten.

Step 5

Cuela las semillas en un colador o tamiz.

Winston Struye/Demand Media

Cuela las semillas en un colador o tamiz. Deja que se sequen al aire, luego almacénalas en un contenedor hermético.

×