Cómo preparar una malteada de fresa

¿Por qué pagar en un restaurante por una malteada de fresa cuando rápidamente puedes prepararte esta bebida en tu casa? Lo único que necesitas es una licuadora, helado y leche.

Pon el helado y la leche en la licuadora y bate hasta que los ingredientes se hayan mezclado bien. Si la mezcla es muy espesa para que sea batida, déjala reposar por unos minutos dentro del vaso de la licuadora hasta que el helado se haga líquido. Una vez licuada, si la mezcla es muy densa para beberse, agrega un poco de leche y bate de nuevo. Si es muy liviana, añade helado y vuelve a mezclar. Cuando la consistencia te agrade, sirve en un vaso con una cuchara o una pajilla.

Aunque los ingredientes son muy básicos, tú puedes prepararte una malteada más o menos rica; sólo tendrás que variar la cantidad de grasa del helado y de la leche que elijas. Una malteada hecha con helado Haagen Dazs y leche entera será más rica que una hecha con yogurt de fresas congeladas y leche descremada.

Para que varies un poco, añade tres cucharadas de leche malteada en polvo para preparar un batido de fresa.

Si a ti te gusta prepararte malteadas de fresa de vez en cuando, pero quieres asegurarte de siempre tener a la mano los ingredientes, compra jarabe de fresa. No ocupará más espacio que la caja de un helado de fresa y tampoco se echará a perder tan fácilmente. El jarabe de fresa lo puedes encontrar en la tienda de comestibles, junto con las salsas de chocolate y caramelo para helado. Mientras tengas a mano helado de vainilla y leche, tendrás todo lo que necesitas para prepararte una malteada de fresa cuando se te antoje.

Para una variante un poco más sana, utiliza fresas verdaderas con helado de vainilla reducido en grasa y azúcar, y leche descremada.

Más reciente

×