Cómo preparar una parrilla de gas para su primer uso

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Casi todas las parrillas de gas se benefician con las mismas técnicas de pretratamiento tradicionalmente utilizados para inhibir la oxidación, quemar impurezas y lubricar el interior de las parrillas de carbón. El proceso, conocido como curado o secado, utiliza aceites naturales para cocinar y calentar para desarrollar recubrimientos protectores que preparan parrillas para usarlas por primera vez y cientos de usos más.

Curando la parrila para su primer uso

Paso 1

Utiliza una esponja húmeda o paño empapado en agua caliente para limpiar todas las superficies interiores de la nueva parrilla, incluyendo las parrillas, la cámara de asar y la tapa.

Paso 2

Cubre todas las superficies interiores y la parrilla con una capa delgada de aceite vegetal en aerosol o manteca vegetal. Si se utiliza la manteca vegetal, aplica la grasa con una hoja de papel encerado.

Paso 3

Enciende todos los quemadores de gas y ajústalos a fuego medio-bajo (alrededor de 300 grados Fahrenheit - 150 grados centígrados).

Paso 4

Cierra la tapa de la parrilla y ajusta los diales de calor para mantener una temperatura en la cámara de asar entre 250 y 300 grados Fahrenheit (120 a 150 grados centígrados) durante una a dos horas hasta que la grasa deje de hacer humo y se forme un oscuro recubrimiento protector en el interior.

Paso 5

Apaga todos los diales y válvulas de gas y permite que la parrilla se vuelva fría al tacto antes de asar. Esto permite que el curado se fije completamente.

Más reciente

×