Cómo preparar queso natural de almendras

almond image by L. Shat from Fotolia.com

La almendra es una fuente de energía nutricional. Es rica en proteínas, calcio y vitamina E. Incorpora los beneficios de las almendras en tu dieta con un queso natural elaborado con estas frutas. Es una comida fermentada deliciosa que le agrega sabor y nutrientes a los platos crudos. Y aunque lleva algo de tiempo prepararlo, ¡es increíblemente fácil!

Paso 1

Germina las almendras. Remoja al menos 2 tazas de almendras a temperatura ambiente durante 12 horas o hasta que comiencen a germinar.

Paso 2

Hierve agua en un recipiente grande. Con un colador pequeño de metal, blanquea un puñado de almendras por vez durante no más de 5 segundos. Enjuaga las almendras blanqueadas en agua fría y apriétalas una por una para quitarles la piel.

Paso 3

Mezcla las almendras peladas a alta velocidad con una cantidad igual de agua filtrada hasta lograr una consistencia uniforme. Es posible que debas hacer esto en varias tandas.

Paso 4

Vierte la mezcla de almendras en un recipiente grande de vidrio y cúbrelo con estopilla. Deja que la mezcla de almendras descanse a temperatura ambiente durante 12 horas para que fermente. Se formarán algunas burbujas y se separará el queso del suero.

Paso 5

Coloca la mezcla de almendras en una bolsa de malla fina, por ejemplo, una bolsa para brotes, una bolsa para leche de nueces o incluso, una media de nailon limpia. Cuelga la bolsa sobre el lavabo o sobre un recipiente si quieres guardar el suero. Deja que el queso de almendras se drene a temperatura ambiente durante 8 a 12 horas más.

Paso 6

Con una cuchara, pasa el queso de almendras a un recipiente y condiméntalo con hierbas, especias, verduras picadas fino, endulzantes o saborizantes. Intenta preparar varios sabores para ver cuál te gusta más.

Paso 7

Guarda el queso en un frasco cubierto en el refrigerador un máximo de 5 días. Si no tienes frascos, puedes usar bolsas de plástico que se puedan cerrar bien.

Más reciente

×