Cómo quitarle el olor a zorrillo a tu perro

Comstock/Comstock/Getty Images

Una vez que dejes de sentir náuseas, conseguir que tu perro vuelva a su olor normal después de su encuentro con un zorrillo es tu objetivo principal. El rocío de zorrillo en tu perro se puede propagar a la ropa, casa o automóvil. Por lo tanto minimiza el contacto físico mediante el uso de guantes de goma y toallas de papel (o toallas que no te importe tirar). Mientras que un baño rápido ayuda a eliminar algunos de los aceites del zorrillo, el olor en general sigue siendo más fuerte de lo que la mayoría de los propietarios quisieran. Neutralizar el olor restante a menudo requiere de otros ingredientes que ayudan a descomponer químicamente los aceites.

Paso 1

Aplica un neutralizador comercial para zorrillos, según aconseja la extensión cooperativa de la Universidad de Utah. Sigue las instrucciones del producto. Evita que el producto tenga contacto con los ojos o nariz de tu perro. Usa un paño húmedo para colocar el producto en su hocico, las orejas y el área facial. Lava al perro con un jabón suave, champú para perros o un detergente suave para lavar la vajilla. Enjuagua bien y seca al perro.

Paso 2

Una vez más, lava a tu mascota con champú para perros, detergente líquido para lavar la vajilla o un detergente suave. Haz espuma y luego enjuagua bien. Vierte el jugo de tomate en el perro, frota la piel y déjalo en remojo durante unos 20 minutos, según consejo de la Universidad de Purdue. Lava al perro otra vez, y luego enjuagua. Repite el proceso hasta que el olor a zorrillo se haya ido.

Paso 3

Mezcla 1/4 de taza de bicarbonato de sodio, 2 cucharaditas de jabón líquido suave y un cuarto de galón de peróxido de hidrógeno al 3 por ciento en un recipiente de plástico, según aconseja el químico Paul Krebaum. Vierte la solución en tu perro, evitando los ojos y la nariz. Frota la solución en el pelaje, y permite que el perro permanesca en remojo durante al menos 5 minutos. Repite el proceso, si el olor persiste.

Más reciente

×