Cómo recalentar una pizza congelada precocinada

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si tienes restos de pizza congelada de una fiesta o una reunión familiar, refrigéralos durante la noche para disfrutarlos el día siguiente. La pizza recalentada supone una comida conveniente cuando estás ocupado o demasiado cansado para cocinar. En sólo unos pocos minutos, puedes disfrutar de un capricho caliente y con queso.

Método del horno

Paso 1

Precalienta tu horno a 450 grados Fahrenheit (232,2º Celsius); el elevado calor producirá una masa de pizza crujiente.

Paso 2

Reviste una bandeja de cocción con papel de aluminio o de pergamino. Coloca los restos de porciones de pizza sobre la bandeja.

Paso 3

Calienta la pizza durante 10 minutos, o hasta que el queso esté completamente derretido.

Método de la sartén

Paso 1

Precalienta una sartén antiadherente al ajuste medio durante 1 minuto. Elige una sartén pequeña o mediana dependiendo de cuántas porciones de pizza quieras recalentar.

Paso 2

Coloca los restos de pizza, con la masa por hacia abajo, en la sartén caliente.

Paso 3

Cubre la sartén con una tapa, lo que permite que el queso se derrita más rápido. Recalienta la pizza en la sartén durante 3 minutos, o hasta que el queso esté derretido.

Más reciente

×