Cómo recalentar la pizza en el horno

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los restos de pizza son prácticamente sagrados, recalentar esos trozos el día después que la ordenaste se convierten en un almuerzo casual y sabroso. Pero, calentar la pizza en el microondas puede ser desastroso, porque generalmente se convierte en una rebanada húmeda y sin sabor. Calentarla en el horno es preferible, pero si no tomas las precauciones adecuadas, el resultado también puede ser un desastre. Los expertos en pizza recomiendan que si vas a usar el horno, utilices una piedra para hornear o un papel de pergamino. Cualquiera de las dos cosas mantiene a la pizza crocante e permiten que su sabor no cambie.

Usando una piedra para pizza

Paso 1

Pon la pizza sobre la piedra en la mitad del estante del horno. Calienta a una temperatura de 400° F (205° C) y espera que el horno tome calor.

Paso 2

Pon la pizza sobre la piedra y cierra el horno. Asegúrate de que las porciones de pizza no sobresalgan o el queso va a chorrear y ensuciará el piso del horno.

Paso 3

Espera unos 5 a 10 minutos, dependiendo de lo frío que estén los restos de pizza. Cuando el queso esté haciendo burbujas, apaga el horno y saca la piedra con las agarraderas. Corta la pizza con una espátula y sírvela en un plato para disfrutarla.

Usando una bandeja para hornear

Paso 1

Calienta el horno a una temperatura de 400° F (205° C).

Paso 2

Coloca una lámina de papel pergamino absorbente, que sea lo suficientemente grande como para contener los restos de pizza, sobre la bandeja de metal. Entonces, coloca la pizza sobre él y métela al horno.

Paso 3

Déjala en el horno por unos 5 a 10 minutos, dependiendo de lo frío que estén los restos. El papel absorberá la humedad de la corteza de la pizza, dejándola crocante y fresca.

Paso 4

Saca la bandeja del horno con las agarraderas y sirve en platos. Tira el papel que usaste y disfruta tu pizza.

Más reciente

×