Cómo restaurar los armarios de madera laminada

••• Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Los armarios son fabricados de madera laminada para protegerlos del uso y del desgaste con el tiempo, pero esto no significa que no puedan ser dañados o descoloridos. Con los armarios dominando la apariencia de tu cocina, puedes decidir si el daño, el color o el estilo no se adapta más a tu decoración. En lugar de optar por reemplazarlos, lo cual puede ser extremadamente costoso y a menudo involucra la contratación de profesionales, considera restaurar tus armarios y revivirlos. No tienes que quitar todos los accesorios de la pared, simplemente retira las puertas para exponer todas las superficies y puedes comenzar.

Passo 1

Desatornilla todas las bisagras, las manijas y otros accesorios de tus armarios. Quita las puertas y colócalas a un lado así expones todas las superficies que necesitan ser restauradas.

Passo 2

Limpia la superficie con alcohol mineral o un limpiador al solvente similar. Este removerá la suciedad acumulada, el polvo, la grasa y otros contaminantes que arruinarán el acabado.

Passo 3

Limpia la superficie entera con un trapo humedecido con agua limpia para remover el limpiador residual. Seca la superficie con un trapo sin pelusas.

Passo 4

Usa la máscara anti polvo y los anteojos protectores cuando lijes para protegerte del polvo. Lija la superficie laminada con un papel de lija de grano 60 para volverla áspera, haciendo que los productos para la restauración se adhieran mejor.

Passo 5

Limpia los armarios con un paño anti polvo para remover el polvo del lijado. Ventila el área de trabajo abriendo las ventanas o encendiendo los ventiladores, ya que la pintura y la pintura base emiten vapores fuertes.

Passo 6

Cubre todas las áreas que necesites proteger de la pintura con cinta de pintor. Esta cinta brindará protección sin dejar residuos de adhesivo pegajoso.

Passo 7

Aplica la pintura base elaborada para superficies laminadas o de alto brillo. Esta alisará la superficie y hará que la pintura se adhiera más. Aplícala con un rodillo o un pincel y deja que se seque por lo menos durante dos horas, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Passo 8

Lija suavemente la pintura base con un papel de lija de grano 220 y limpia el polvo con un paño. Aplica la primera capa de pintura, con pinceladas suaves sobre la superficie, usando un rodillo o un pincel para cubrir la superficie entera. Deja que se seque completamente (usualmente al menos dos horas, o según las instrucciones del fabricante).

Passo 9

Lija la superficie con un papel de lija de grano 220 y aplica una segunda capa de pintura. Como antes, el lijado abre el grano de la madera y hace que la superficie absorba más pintura. Deja que esta capa se seque completamente y observa tu trabajo. Lija y aplica una tercera capa o retoques si es necesario. Deja que la capa final se seque completamente antes de reinstalar los accesorios y las puertas.

Más reciente

×