Cómo sahumar tu hogar con salvia

Sage at Night image by Gary Chorpenning from Fotolia.com

El nombre botánico "salvia" significa "curar" o "conservar". Desde tiempos antiguos, la gente de muchas culturas diferentes ha quemado esta hierba para purificar y limpiar su entorno y para invitar a lo sagrado en sus vidas. Cada vez que quieras traer más energía positiva a tu hogar, cambiar de una actividad o estado de ánimo a otro, o simplemente hacer que tu casa huela fresca y limpia, puedes sahumarla con salvia. Su fuerte aroma a madera disipa los olores añejos en lugar de simplemente enmascararlos e incluso puede ayudarte a renovar el ánimo.

Paso 1

Compra un palo de salvia de sahumerio en una tienda de alimentos naturales, tienda de metafísica o una boutique que venda productos para el hogar.

Paso 2

Concéntrate en tus metas para el sahumerio antes de empezar. Si tu esperanza es disipar la energía negativa o limpiar tu casa de la tensión o el conflicto, visualiza los alrededores con la calma que estás tratando de crear. Si estás tratando de refrescar y energizar las habitaciones, imagina la desaparición del aire viciado a medida que el humo de la salvia perfuma las habitaciones.

Paso 3

Enciende el extremo ancho del palo con un encendedor o fósforos. Sóplalo o ventila la salvia hasta que comience soltar humo libremente.

Paso 4

Camina lentamente por la casa con el palo de sahumerio agitándolo suavemente frente a ti para distribuir el humo. Al caminar, se consciente de tus pensamientos y sentimientos. Muchas personas repiten oraciones para la limpieza o curación a medida que avanzan a través de sus casas, mientras que otros se centran en imágenes positivas como la sonrisa de sus seres queridos o una luz blanca. Si hay un área en particular de tu casa que necesite una atención especial, pasa más tiempo en esa habitación. Sé consciente y date cuenta de tu presencia en la habitación y del olor esclarecedor de la salvia.

Paso 5

Apaga el palo de sahumerio después de haber terminado, presionando la punta suavemente en un cenicero o platillo hasta que todas las brasas queden extinguidas. Envuelve el palo de sahumerio en un papel, tela o una bolsa de plástico y guárdalo en un lugar oscuro y seco hasta que estés listo para usarlo de nuevo.

Más reciente

×