Seis capas de suelo, desde arriba hacia abajo

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Cuando piensas en el suelo, generalmente piensas en el material que ves en la superficie. De hecho, el suelo es muy diverso y está compuesto de muchos elementos diferentes. Un suelo típico, ya sea el de tu patio o el de las planicies del Serengueti, está formado por los mismo materiales básicos, incluyendo materia orgánica, grava, arena, limo y arcilla. Existen seis capas distintivas que conforman el suelo.

Paso 1

Busca la parte más externa del suelo, conocida como humus. Generalmente es la parte más negra debido a la cantidad de materia orgánica presente en ella.

Paso 2

Determina la siguiente capa, conocida como capa superficial o capa arable; esta es la zona donde las plantas reciben nutrientes desde el suelo y donde establecen sus sistemas radiculares. Similar al humus, tiene materia orgánica descompuesta y también minerales.

Paso 3

Busca la tercera capa, que es conocida como de eluviación; este suelo es más liviano que las dos capas superiores y está formado principalmente por arena y limo.

Paso 4

La siguiente capa, llamada subsuelo, recibe los materiales que se filtran desde la capa de eluviación y está formada principalmente por arcilla y depósitos minerales.

Paso 5

La capa inferior al subsuelo, que se conocer como regolita, está formada principalmente por partículas rocosas sueltas.

Paso 6

Ubica la capa inferior, conocida como roca madre; esta fue el primer suelo en formarse y generalmente nunca está expuestas, excepto durante traumas severos del suelo, como un terremoto. A diferencia de las otras capas, esta es sólida.

Más reciente

×