Cómo servir vino rosado

bottle wine and glasses with a wine image by mashe from Fotolia.com

Hay tres tipos principales de vino rosado: por mezcla (una combinación de vino tinto y blanco), sangrado (un subproducto de la fermentación del vino tinto), y de contacto con los hollejos (donde las uvas se aplastan y se mantienen en contacto con el mosto por algunos días para darle su color). No importa cuál sea el método utilizado (aunque la mezcla sea poco común), el vino rosado tiende a ser similar al gusto del vino blanco. El rosado, el cual es fácil servirlo y tomarlo, está ganando popularidad en los Estados Unidos con vinos como el California White Zinfandel.

Paso 1

Enfría el vino rosado en el refrigerador. Una botella de vino se enfría a 4 ºF (-15,5 ºC) cada 10 minutos. Teniendo en cuenta que el vino rosado debe servirse de 50 a 56 ºF (10 a 13,3 ºC), una botella que está a temperatura ambiente debería enfriarse por aproximadamente 2 horas y 15 minutos antes de estar lista para servir.

Paso 2

Quita el vino del refrigerador y pela la cubierta de aluminio de la tapa. Inserta un sacacorchos de camarero y gíralo en la dirección de las agujas del reloj hasta que esté casi completamente inserto en el corcho. Coloca el pie en la parte superior de la botella y utilízala como palanca para quitar el corcho hasta que oigas un sonido de siseo.

Paso 3

Vierte el vino rosado en la copa de vino blanco. Llena a 3/4 de la altura de la copa. Gira la botella cuando hayas terminado de servir para evitar que algunas gotas chorreen por los bordes de la copa.

Paso 4

Agita suavemente en forma circular el vino en tu copa para liberar el buqué. Toma un pequeño sorbo y agítalo suavemente dentro de tu boca para saborearlo.

Paso 5

Coloca el corcho nuevamente en la botella y ponla en el refrigerador si es que aún queda vino en ella. El vino rosado puede ser conservado por hasta 3 días en el refrigerador.

Más reciente

×