Cómo hacer una solución de limpieza con cloro y agua

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El cloro doméstico es uno de los desinfectantes más baratos y más accesibles disponibles. Puedes mezcla diferentes proporciones de cloro con agua para crear soluciones que te proporcionen una barrera contra enfermedades tan poco importantes como el resfriado común y tan graves como una infección por estafilococo o por SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina). A pesar de que se necesita una mayor concentración de cloro en circunstancias extremas, como para limpiar después de una inundación, solo se necesita una pequeña cantidad para desinfectar las superficies del hogar más porosas, como las encimeras, las tablas de cortar o las manijas de las puertas.

Paso 1

Limpia la superficie que vas a desinfectar para que no queden suciedad ni escombros visibles.

Paso 2

Llena un balde con agua tibia o caliente, y ten en cuenta la cantidad de agua recogida.

Paso 3

Añade 1 cucharada de cloro por cada galón (38 l) de agua en el balde.

Paso 4

Sumerge una esponja o un paño en la solución de cloro, luego pásalo por todas las áreas de la superficie para esterilizarlas.

Paso 5

Deja que la solución repose por lo menos durante dos minutos. Deja que la superficie se seque al aire o sécala con una toalla limpia.

Más reciente

×