Cómo vendar una herida superficial en un gato

cat image by JASON WINTER from Fotolia.com

A pesar de que los gatos son criaturas agraciadas y bastante tranquilas, pueden ocasionalmente tener heridas superficiales que necesitan cuidado. Con unos cuantos suministros básicos, puedes vendar las raspaduras, cortes o laceraciones menores de tu gato hasta que puedas llevarlo a tu veterinario. Dependiendo de la ubicación y naturaleza de la herida, puede necesitarse un poco de ingenio. Los primeros auxilios felinos para cortes son similares a los del cuidado para los humanos, pero el enfoque es un poco diferente.

Paso 1

Mantén al gato firmemente pero no lo alarmes al atraparlo. Para gatos más grandes o más luchadores, puede que necesites a un amigo para mantener al animal. Agarrarlo por detrás de la cabeza puede evitar que muerda. Los gatos heridos pueden resistirse a ser tocados.

Paso 2

Evalúa la herida. Si no hay sangrado ni otro daño visible, considera dejar la herida así y observa si hay inflamación o un sangrado futuro. Los gatos pueden tratarse las heridas menores por sí mismos sin el estrés de estar siendo presionado y vendado.

Paso 3

Detén el sangrado en heridas moderadas o severas. Para heridas que brotan o chorrean, haz un torniquete por encima de la herida encima de la extremidad con gasa bien apretada u otros materiales. Para un sangrado ligero, aplica gasa esterilizada o almohadillas médicas con un poco de presión en la herida hasta que el sangrado ceda.

Paso 4

Venda la herida al embadurnarla con peróxido de hidrógeno u otro químico antiséptico. Coloca una pieza grande de gasa esterilizada encima de la herida y une la gasa al gato. La mayoría de heridas en felinos ocurren en las extremidades, y es difícil mantener las heridas vendadas. Para mantener la venda, envuélvela con suficiente cinta para que se ajuste de manera apretada sin cortar la circulación. Si la extremidad se inflama o el gato maúlla incómodamente, la venda puede estar demasiado apretada.

Paso 5

Consulta a un veterinario para tratar heridas serias que sangren más allá de tu control. Para laceraciones moderadas, monitorea el área y cambia la venda frecuentemente. Si la herida se inflama, cambia de color o continúa sangrando por más de unas cuantas horas, lleva a tu gato al veterinario.

Más reciente

×