Cómo curar heridas abiertas en gatos

Comstock/Comstock/Getty Images

Los gatos se hacen heridas rápida y frecuentemente (por lo general por las peleas, por quedar atrapados en los arbustos o por ser atacados por otros animales), sobre todo cuando están fuera de nuestra vista o se alejan de casa. Buscar atención profesional, aunque es preferible, requiere tiempo para ir y dinero. Por lo tanto, conocer algunos tratamientos básicos para las heridas podría salvar la vida del animal.

Paso 1

Esteriliza tus manos y el equipo. Ten a la mano una toalla y un amigo que lo sostenga si es necesario. Ponte los guantes. Si el gato se inquieta, envuélvelo completamente con la toalla, incluida la cabeza, y dejando al descubierto solo la lesión.

Paso 2

Verifica el tamaño y la profundidad de la herida. Para las heridas grandes o profundas, aplica presión si hay un sangrado profuso o la sangre sale a borbotones (sangrado arterial). Si se trata de una extremidad, aplícale un torniquete. Lleva a tu mascota al consultorio veterinario de urgencias para buscar ayuda. Para las heridas más pequeñas, recorta el pelo de los bordes con una rasuradora o tijeras pequeñas para cutículas. Comienza cerca de la herida y continúa hacia el exterior. Enjuaga suavemente la zona con agua caliente limpia del grifo, o con una solución a base de agua. Si hay costras, enjuágalas por debajo con una pequeña jeringa llena de agua tibia. Deja que se remoje durante unos minutos y luego retíralas al igual que cualquier tejido muerto, pus u otra materia extraña con una toalla o un paño estéril. Termina al aplicar un ungüento antibiótico. Espera unos minutos, luego aplica un vendaje líquido para animales en la herida.

Paso 3

Continúa cuidándolo. Inspecciona el área de la herida y elimina cualquier costra. Limpia con agua del grifo o solución Betadine (una parte de solución por 10 partes de agua) cada 12 horas y reemplaza el vendaje viejo por uno nuevo. Haz esto durante dos o tres días.

Más reciente

×