Cómo hacer vino de naranja

Si tienes una gran cantidad de naranjas y no sabes qué hacer con ellas, una buena opción es hacer vino de naranja. Este vino puede ser una agradable alternativa al vino de uva para una comida primaveral o veraniega.

Pon a hervir 2 galones de agua en la olla. Si el agua del grifo está demasiado clorada, considera la opción de utilizar agua filtrada o embotellada.

Pela todas las naranjas y quita la parte blanca con cuidado. Sepáralas en gajos y extrae las semillas. Pasa los gajos por una licuadora.

Pon el licuado de las naranjas, el azúcar, los taninos y el nutriente para levadura en un cubo de plástico que será tu primer recipiente de fermentación. Añade el agua hirviendo a la mezcla y remueve hasta disolver el azúcar. Una vez que esté disuelta, añade la levadura y cúbrelo. Déjalo reposar una semana.

Al cabo de una semana, filtra el líquido del recipiente a través de una tela de malla muy fina y viértelo en una olla limpia y esterilizada o en otro cubo. Luego, llena tus jarras de vidrio. Una vez que el vino esté en las jarras, ciérralas con una tapa hermética.

Tendrás que trasegar el vino una vez al mes durante los próximos cuatro meses. El trasiego es un proceso por el cual el vino pasa a través de un sifón a otro recipiente limpio, dejando los sedimentos en el fondo del primer recipiente. Cuando hayas hecho esto por cuarta vez, espera una semana o dos para que el vino se estabilice.

Trasiega el vino una última vez a las botellas. Cierra cada una de ellas con un corcho. Déjalo envejecer un año antes de beberlo.

Más reciente

×