DESCUBRIR
×

Los 10 peores crímenes sin resolver

Getty Images

Introducción

A lo largo de la historia se han conocido una infinidad de asesinatos y muchos de ellos han quedado sumidos en el más oscuro misterio. Aquí te presentamos los diez peores crímenes sin resolver.

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Los crímenes de Jack El Destripador

Sin duda uno de los asesinos más despiadados de la historia fue el famoso “Jack El Destripador”. Conocedor de las calles de la ciudad de Londres allá por los fines del siglo XIV, se hizo tristemente célebre por dar muerte a más de una decena de mujeres, aunque sólo cinco son aceptadas en la versión oficial: Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly. En todos los casos, las mujeres fueron brutalmente mutiladas y sus cuerpos encontrados en habitaciones o en la calle. Si bien existen innumerables hipótesis sobre la identidad del asesino serial, hasta el día de hoy, estos crímenes no han sido resueltos.

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Los muertos por el Asesino del Torso

Las muertes perpetradas por “El asesino del Torso”, otro de los criminales más despiadados de todos los tiempos, también han quedado sumidas en el más oscuro misterio. En principio, este brutal asesino ha sido catalogado como el primer “serial killer” de los Estados Unidos y su caso fue investigado por el mismísimo Elliot Ness (líder de Los Intocables), aunque nunca fue resuelto. “El asesino del Torso” se cobró innumerables víctimas, cuyos cuerpos mutilaba y sus torsos descartaba cerca del río. Su identidad nunca pudo ser develada.

Agri Press/Lifesize/Getty Images

El misterio de Kaspar Háuser

Otro intrigante caso es el del asesinato de Kaspar Háuser, un hombre del que no se tiene información certera. Al parecer, Háuser apareció un día de 1828 en la plaza de la ciudad de Nuremberg, tras un cautiverio del que nada se conoce, y fue adoptado por un jurista. Nadie pudo saber nada sobre él, salvo su nombre y que repetía la frase “quiero ser soldado como fue mi padre”. Para sumar al misterio, Háuser fue asesinado a puñaladas en 1833 y, acorde a la historia de su vida, nada se sabe del hombre que le dio muerte. Su epitafio reza: “Aquí yace Kaspar Háuser, un enigma”.

Karl Weatherly/Photodisc/Getty Images

El crimen de la bicicleta verde

El brutal crimen de Anna Bella Wright también ha quedado impune. Esta empleada de una empresa de neumáticos de Galby, Inglaterra, fue asesinada en el año 1919. La muerte tuvo lugar en la vera de un camino y es conocido como “El crimen de la bicicleta verde”, en referencia al vehículo conducido por su presunto victimario. Anna Bella Wright fue muerta de un disparo en el rostro y, en principio, el acusado fue Ronald Light, que tuvo muchas actitudes sospechosas tras el crimen, pero jamás se pudo probar su culpabilidad.

Comstock/Comstock/Getty Images

El caso Wallace

El asesinato de Julia Wallace en 1931 en su casa de la ciudad de Liverpool, del que originalmente se acusó a su marido, el vendedor de seguros y ajedrecista William Herbert Wallace, también está rodeado de misterio. Según cuenta la historia, la mujer fue muerta en su casa mientras su esposo salía en busca de un domicilio inexistente. Para la policía, la coartada de Wallace no fue suficiente en un principio por lo que fue condenado. La condena no duró mucho y el esposo de Julia salió en libertad. Según William, el autor del asesinato de su mujer fue, en realidad, un ex compañero de trabajo, Richard Gordon Parry, aunque para las autoridades el crimen aún no fue resuelto.

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

La extraña muerte de Evelyn Foster

Evelyn Foster fue una conductora que dirigía un negocio de alquiler de autos en Otterburn, Inglaterra, fallecida tras sufrir graves quemaduras. La joven mujer fue encontrada al lado de uno de los autos que conducía y, al ser trasladada a su domicilio, horas antes de morir, manifestó haber sido golpeada y abusada. Lo más extraño del caso es que las pruebas realizadas sobre el cuerpo de Foster no encontraron evidencia alguna del ataque ni de la existencia de un victimario. La policía cerró el caso dictaminando “suicidio”, aunque un tribunal decidió dejarlo abierto ante la sospecha de un asesinato. Aún así, el crimen nunca fue resuelto.

Getty Images

El asesinato de la chica del mar

Starr Faithfull, más conocida como “La chica del mar”, fue encontrada sin vida en la playa en 1931, en Long Island, Nueva York. La joven actriz estaba vestida de gala y, al parecer, venía de una fiesta en un bote cercano. Lo que escandaliza de su muerte fue la doble vida que llevaba la muchacha y las misteriosas notas que ella misma dejó en su diario íntimo y en la última carta que escribió. Entre ellas se encuentra la críptica frase: “La vida es bella cuando a uno sólo le quedan veinticuatro horas”. A pesar de los múltiples sospechosos, todos amantes de Faithfull, este crimen ha quedado impune.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

La Dalia Negra y su vengador

En el año 1947 la aspirante a actriz Elizabeth Short, apodada “La Dalia Negra”, es brutalmente asesinada y su cadáver, partido al medio, es encontrado en las calles de Los Ángeles, California. La joven fue muerta luego de haber sido mantenida en cautiverio por un desconocido, que la torturó de diversos modos antes de terminar con su vida. Este brutal asesinato nunca fue resuelto, a pesar de que el mismo asesino y torturador de la joven le envió cartas a la policía donde se daba a conocer como “El vengador de la Dalia Negra”.

Getty Images

La desaparición de Dorothy

El caso de Dorothy Forstein está rodeado de un particular halo de misterio. Esta ama de casa de la ciudad de Filadelfia había sido víctima de un ataque en su misma casa en el año 1945, cuando un desconocido ingresó y la golpeó salvajemente. Lamentablemente para ella, cinco años después y con una de sus hijas como testigo, la mujer fue sustraída de su hogar para desaparecer para siempre. Lo llamativo del caso es que el secuestrador, que nunca fue descubierto, no dejó ninguna huella y, hasta el día de hoy, el cuerpo de Forstein no aparece.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

El asesino del Tylenol

“El asesino del Tylenol” es otro caso paradigmático en la historia policial mundial tanto por su número de víctimas como por la falta de resolución. En la década de los 80 los estadounidenses tenían preferencia por un analgésico sin aspirina que los ayudaba con su dolores, su nombre era “Tylenol”. En el año 1982 la primera víctima murió producto de la ingesta de esta popular cápsula. En ese momento, se descubrió que las cajas habían sido adulteradas con cianuro de potasio, transformando un remedio en veneno puro. Siete personas fallecieron a causa de ello. Al día de hoy no se conoce la autoría ni la motivación detrás de este horrendo acto que se cobró tantas vidas.