Cómo hacer caramelos de jengibre

Escrito por lisa parris
Cómo hacer caramelos de jengibre

La raíz de jengibre es una especia popular y usada en todo el mundo. Es un componente común en un gran número de remedios caseros y se ha usado para tratar todo desde mareos por malestares del movimiento hasta malestares estomacales o ronquidos. Además de ser bueno para la salud, es sabroso ya que da a una serie de platos un toque fuerte y picante. Como la canela, el jengibre se complementa con un extra de azúcar u otros edulcorantes, para hacer postres dulces deliciosos y golosinas tentadoras.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una libra de raíz de jengibre fresco 4 tazas de azúcar granulada Una cucharadita de sal Una cucharadita de jugo de limón Agua Azúcar adicional

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Preparar el jengibre. Pela la raíz y córtala, tratando de que las rebanadas sean de aproximadamente 1/8 pulgadas de espesor y de no más de 1 pulgada de ancho.

  2. 2

    Coloca las rebanadas de jengibre en una olla de fondo grueso y cúbrelas con agua. Coloca la olla a fuego fuerte y lleva el agua a su hervor. Deja que el jengibre hierva durante cinco minutos y luego retira el agua. Repite esto cuatro veces, hirviendo el jengibre por un total de 20 minutos. El repetido cambio de agua ayudará a retirar el calor de la picante raíz.

  3. 3

    Vuelve a poner al fuego al jengibre cocido y agrega azúcar, sal, jugo de limón y la cantidad de agua suficiente para cubrir las rebanadas. Lleva la mezcla a ebullición a fuego medio. Revolviendo constantemente, cocina el jengibre hasta que el líquido se haya evaporado y las rebanadas estén suaves y transparentes.

  4. 4

    Reduce el fuego a bajo y continúa cocinando los caramelos de jengibre por cinco minutos más o hasta que la olla esté seca. Luego retira la olla del fuego y deja que repose durante 20 minutos para que se enfríe.

  5. 5

    Precalienta el horno a 200 grados Fahrenheit mientras se enfría el jengibre. Forra una bandeja para hornear con papel de aluminio y rocíala con aerosol antiadherente para cocinar.

  6. 6

    Coloca las rodajas de jengibre en la fuente en una sola capa, asegurando que no se toquen entre sí. Pon la fuente en el horno hasta que las rebanadas tengan un color cristalino y estén completamente secas pero sean algo masticables. Como alternativa, los caramelos de jengibre también se pueden secar al sol o en un deshidratador de comida.

  7. 7

    Retira los trozos secos de la fuente y deja que se enfríen completamente. Coloca cada uno de los trozos en un bol con azúcar granulada y sacúdelo, terminando cada uno de los caramelos con una suave cobertura de azúcar.

  8. 8

    Conserva los dulces de jengibre en un recipiente hermético o bolsa de plástico para almacenar alimentos por un máximo de ocho semanas a temperatura ambiente o por seis meses refrigerados.

Consejos y advertencias

  • Comer un trozo de caramelo de jengibre antes de ir de viaje puede ayudar a prevenir el mareo por el movimiento.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media