Hobbies

El ciclo de vida del pez siamés luchador

Escrito por judith willson | Traducido por blas isaguirres

El pez siamés luchador (Betta splendens), también conocido como pez Betta, son comunes en acuarios. A pesar de sus aletas llamativas y colores brillantes que les dan el aspecto de una frágil especie exóticas, los peces siameses luchadores en realidad son peces resistentes que se reproducen con facilidad en cautiverio.

Otras personas están leyendo

Cortejo y aparemiento

Para albergar huevos y atraer a la hembra, el macho construye un nido de burbujas de aire unido con moco. Cuando la hembra está lista para desovar, desarrolla barras oscuras en los costados. El cortejo es a menudo bastante animado, y el par puede luchar (aunque por lo general no hasta la muerte). Si estás criando peces luchadores siameses, incluye un montón de grandes plantas en crecimiento, que proporcionen escondites. La hembra en particular necesita ser capaz de escapar de las atenciones del macho.

Huevos y alevines

Además de crear el nido de burbujas, el macho también tiene la función del cuidado de los huevos y las crías resultantes (juveniles recién eclosionados) que surgen alrededor de un día después de que se ponen los huevos. Aunque el macho cuida de su cría, volviendo a colocar cualquiera que caiga fuera del nido, también puede comer algunos de ellos, que por lo general son los débiles. En un tanque de hacinamiento, las posibilidades de que el macho coma más crías aumenta. Los aficionados suelen quitar a la hembra poco después de que se ponen los huevos, luego retiran al macho unos días más tarde, una vez que los alevines nadan libremente. Los alevines crecen rápidamente y empiezan a luchar a medida que crecen. Una vez que se observa este comportamiento, es el momento de transferirlos a tanques separados.

Madurez

Los peces luchadores siameses alcanzan la madurez sexual alrededor de dos a tres meses de edad. Si los cuidas de manera adecuada, deben vivir de dos a tres años o más. La reputación que esta especie tiene de morir rápidamente se debe a la atención inadecuada más que una particular vida útil corta. En la madurez, los peces luchadores siameses son muy territoriales. Los machos establecen territorios y luchan duro para mantenerlos. En cautiverio, nunca debes tener más de un macho en un tanque, y siempre asegurarte de que no puedan ver a otro macho en un depósito cercano. Ten cuidado con las superficies reflectantes, como el cristal de la pecera. Si un macho ve su reflejo, va a pensar que es otro macho y se estresará. Las hembras no son tan agresivas, pero siguen siendo territoriales. Si tienes más de una hembra en un tanque, asegúrate de que también proporcione un montón de plantas, rocas y otros escondites, y debes estar preparado para transferir una si empiezan a pelear.

En cautiverio

Aunque es bastante fácil de criar esta especie, incluso si eres nuevo en el acuario, no es aconsejable iniciar un proyecto a menos que estés seguro de que tienes el espacio, o puedes encontrar un hogar para todos los peces juveniles. Recuerda que los peces luchadores siameses no son sociales y no se pueden mantener todos los juveniles juntos una vez que maduren, no importa cuán grande sea tu tanque. Si estás seguro de que puedes cuidar a los peces jóvenes, la crianza requiere al menos tres depósitos (un tanque de cría o guardería y un depósito para cada uno de los machos y hembras).

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media