Consejos de entrenamiento para un cachorro shih tzu

Escrito por jack gerard | Traducido por mariana van der groef
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Consejos de entrenamiento para un cachorro shih tzu
Si bien el entrenamiento de un cachorro shih tzu podría tomar un tiempo, el resultado final será un perro de buen comportamiento. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un shih tzu puede ser una mascota increíble. Como raza, son amorosos y leales, pequeños, pero robustos. Sin embargo, al igual que con cualquier otro cachorro, el tiempo y la paciencia son necesarios por parte del dueño de la mascota para asegurarse de que el perro sea entrenado correctamente. Una mascota, especialmente un cachorro, necesita una guía para conocer los límites y lo que le está permitido hacer. Si bien el entrenamiento de un cachorro shih tzu podría tomar un tiempo, el resultado final será un amigo de buen comportamiento y leal que te dará nada más que amor y afecto.

Otras personas están leyendo

Acostumbrarse a la casa

Empieza a entrenar a tu cachorro para que se acostumbre a la casa. Los shih tzu son similares a otras mascotas pequeñas en su mayor parte, aunque hay algunas diferencias. Los criadores sugieren no dejar que el cachorro tenga vía libre en tu casa hasta después del primer año, ya que no es hasta entonces que el shih tzu obtiene el control total de la vejiga y de los intestinos. El cachorro tiene que tener su propia zona de baño de buen tamaño hecha con periódicos, almohadillas de entrenamiento de perrito o suelos similares. Poco a poco reduce el área a medida que el cachorro llegue a estar más seguro en donde está bien ir al baño.

Los veterinarios y criadores por igual no recomiendan el entrenamiento cruzado (entrenamiento tanto en el periódico como en la eliminación al aire libre), hasta que un cachorro tenga al menos seis meses de edad, ya que puedes causarle confusión. Debido a la relativamente pequeña vejiga del shih tzu, es una buena idea comenzar con las almohadillas de cachorro cada 45 minutos y después de cada comida, hasta los seis meses de edad, para luego empezar a enseñarle a usar el baño afuera moviendo gradualmente la almohadilla del cachorro más cerca de la puerta hasta que finalmente puedas colocarla fuera.

Entrenamiento de obediencia

Entrena a tu perrito shih tzu para ser obediente a partir de una edad relativamente joven, aunque espera a que el cachorro esté domesticado para asegurarte de que su nueva formación no interfiere con acostumbrarse a la casa. La obediencia para los cachorros no necesariamente debe ser corregir comportamientos indeseables, tales como levantarse de la cama, sino que siempre se debe enseñar cómo seguir las órdenes destinadas a la seguridad. El cachorro debe aprender a venir a tu llamada o permanecer en un lugar si le dices que así lo haga.

La formación en esta área debe comenzar con una relación de confianza entre el cachorro y el propietario. Si no se ha formado un estrecho vínculo, el shih tzu no verá ninguna razón para obedecer. Los perros son animales de carga ancestral y es fundamental para el dueño del perro establecerse rápidamente a sí mismo como líder de la manada para que el cachorro lo reconozca como maestro y aprenda las órdenes. Comienza con órdenes simples como "siéntate" y "quieto" o "talón", dándole golosinas cuando el cachorro sigue correctamente la orden. A medida que el shih tzu llega a ser mejor siguiendo las órdenes, dale golosinas con menos frecuencia (para que no esperen un regalo cada vez), pero síguele dando golosinas ocasionales para ayudar a reforzar la razón original de la orden.

Entrenamiento en la caja

Entrena a tu perrito shih tzu para que se quede en un cajón u otro vehículo de modo que seas capaz de mantenerlos en un contenedor cerrado con seguridad cuando tienes que estar fuera de casa. Si el shih tzu fue comprado a un criador, el criador seguramente ya haya sentado las bases para entrenar a tu cachorro a permanecer en una caja, de modo que sólo tendrás que reforzar esa formación con elogios y amor para completar esa tarea. Si tu cachorro no vino de un criador, el proceso de entrenamiento del cajón tampoco será difícil. Utiliza la caja como un lugar seguro para tu cachorro mientras estás lejos, no como un castigo. No utilices demasiada ropa en el cajón, ya que el cachorro aprenderá rápidamente a utilizarla para cubrir sus accidentes y esto puede causar problemas de salud. Coloca el cachorro en la jaula y cierra la puerta, pero no la bloquees, y si a tu cachorro le da un ataque mientras que está en la caja haz tu mejor esfuerzo por ignorarlo. Comienza con un relativamente corto período de tiempo, dejando al cachorro el tiempo suficiente como para que se calme. Cuando el cachorro esté tranquilo, abre la puerta y déjalo salir luego de darle un elogio y un regalo por ser un buen perro. Aumenta la cantidad de tiempo que el cachorro se queda en la caja con cada sesión de entrenamiento, asegurándote de que no lo dejas salir mientras está adentro. El cachorro se dará cuenta de forma relativamente rápida que lo dejarán salir y finalmente aprenderá a relajarse en la caja y esperar hasta ese momento (especialmente cuando sabe que va a obtener elogios y, posiblemente, una golosina).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles