Cómo hacer conservas con grosellas

Escrito por ehow contributor | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer conservas con grosellas
Las grosellas verdes son la variedad más común para las conservas. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Las grosellas maduran en el verano y son un favorito de quienes hacen conservas caseras. Todas las variedades pueden servir para mermeladas y conservas, y dado que las grosellas son ricas en pectina, puedes hacer las cosas al estilo de la vieja escuela, sin pectina comercial. La mermelada de grosellas se mantendrá en el refrigerador por varias semanas o hasta por un año si la envasas bien. Esta receta da como resultado unas siete jarras de 8 onzas (205 cc).

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 6 tazas de grosellas
  • 1 y 1/4 tazas de agua
  • 5 tazas de azúcar granulada
  • 1 limón
  • Olla
  • Jarras para conservar
  • Olla para conserva (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Exprime un limón y haz el jugo a un lado.

  2. 2

    Quita y desecha los tallos, de ambos lados de las bayas. Lávalas con agua corriente fría.

  3. 3

    Coloca las bayas en una olla. Añade 1 y 1/4 de taza de agua y cocínalas a fuego medio hasta que estén tiernas, por unos 10 minutos.

  4. 4

    Agrega 5 tazas de azúcar granulada y el jugo de limón a la olla. Revuelve continuamente hasta que el azúcar se disuelva.

  5. 5

    Sube el fuego a un punto alto y haz hervir la mezcla. Luego, reduce el fuego a un punto medio y sigue cocinando la mezcla hasta que se alcance el punto justo, en unos 45 minutos. Para evitar quemar la mermelada, debes revolverla con frecuencia.

  6. 6

    Esteriliza tus jarras de conserva en una olla de conserva, si es necesario. Si utilizarás la mermelada pronto o si piensas congelarla, no será necesario enlatarla y puedes transferirla a cualquier jarra limpia.

  7. 7

    Si la vas a enlatar, utiliza una taza de medidas líquidas para echar la mermelada caliente en jarras tibies esterilizadas, dejando 1/4 de pulgada (6,3 mm) de espacio por encima. Limpia el borde de cada jarra, y completa con una tapa, con el lado sellador hacia abajo; enrosca la banda hasta el punto en el que haya resistencia. Coloca las jarras al revés sobre una toalla de cocina limpia por cinco minutos. Ponlas al derecho y déjalas enfriar.

  8. 8

    Almacena las jarras sin abrir en un sitio fresco y seco por hasta un año; las jarras abiertas durarán hasta seis semanas en el refrigerador.

Consejos y advertencias

  • Las jarras están bien selladas cuando la tapa está cóncava; no debería oírse nada cuando se empuje hacia abajo el centro de la tapa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles