¿Cómo construir una mejor relación con Dios?

Escrito por minot pettinato | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo construir una mejor relación con Dios?
Acostúmbrate a leer las Escrituras diariamente. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Reforzar las creencias, la esperanza y la comodidad son los beneficios que pueden provenir de la construcción de una base con Dios. Esfuérzate por conocer mejor a Dios y acercarte a él mediante la participación en la lectura diaria de la Biblia, la meditación y la oración. Designa una hora conveniente del día, como después de despertar o antes de ir a dormir, para leer las Escrituras o rezar. Seguir una rutina constante te ayudará a hacer de Dios una parte de tu vida diaria.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. 1

    Lee la Biblia para aprender más sobre Dios. El pasaje de Gálatas 5:19-24 enseña acerca de la conducta que Dios espera de ti y las consecuencias de no cultivar las características de tu espíritu. Lee los ejemplos de Dios de perdón profundizando en la historia del adorador de Baal, el rey Manasés de Judá, en Crónicas 2, 33:2-17. O ejemplos de la paciencia de Dios cuando trata con los israelitas en Génesis. Conoce la personalidad de Dios mediante la lectura de los relatos del evangelio de Jesús, cuando él mismo dice en Juan 14:9, "el que me ha visto, ha visto al Padre".

  2. 2

    Destina un espacio que esté libre de distracciones, como llamadas telefónicas o compañeros de casa ruidosos, para que puedas leer y meditar la Biblia.

  3. 3

    Presta atención a los consejos que se encuentran en Salmos 01:02, donde el salmista dice que hay que meditar o pensar profundamente, día y noche, sobre la ley del Señor. Toma un poco de tiempo después de la lectura de las Escrituras para analizar lo que acabas de leer. Pregúntate a ti mismo lo que el párrafo de la Biblia te enseña acerca de Dios y de sus normas.

  4. 4

    Reza a Dios durante todo el día. Los diferentes tipos de oraciones formales te pueden ayudar, tales como el Padre Nuestro, que Jesús le enseñó a sus discípulos. Sin embargo, también puedes hacer algo personal con tus oraciones. Utiliza tus propias palabras para hablar con Dios tan libremente como lo harías con tu mejor amigo. Dirige la oración con humildad y respeto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles