Cómo corregir el mal comportamiento en los niños

Escrito por contributing writer | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El mal comportamiento de los niños se presenta con diversos envoltorios: desde faltas menores como lloriqueos ocasionales, hasta otras mayores como pataletas que se repiten día tras día. Aunque puede resultar algo difícil tratar esta conducta rebelde, evitar hacerle frente te puede acarrear problemas cada vez más serios. Es necesario abordar el problema con firmeza y actitud férrea para conseguir corregir el mal comportamiento. Una vez conseguido esto, será importante reforzarlo de forma positiva para asegurarte de que los cambios deseados se hacen permanentes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Evalúa el nivel de madurez y la personalidad de cada niño. De esta forma ajustarás tu manera de proceder a las necesidades de la situación. Por ejemplo, hay normas que esperas que un adolescente tenga en cuenta pero que un niño pequeño aún no puede entender. Cuando intentes corregir el mal comportamiento, evita seguir el mismo patrón con todos. Trata a los niños como los individuos que son; incluso los niños que tienen un desarrollo similar reaccionan de forma diferente a los correctivos.

  2. 2

    Define el buen y el mal comportamiento utilizando un lenguaje acorde a la edad. Habla con los niños sobre lo que se espera de ellos tanto en público como en privado. Dales ejemplos de comportamientos inaceptables del pasado junto con formas razonables de mejorar. Hazles saber que el buen comportamiento es posible y que confías en que serán capaces de conducirse con responsabilidad.

  3. 3

    Ofréceles un ejemplo a seguir que sea positivo y constante. Los niños absorben la información de su alrededor y a veces desarrollan un mal comportamiento porque imitan lo que ven. Mantén un nivel alto en tu proceder cuando los niños estén en tu presencia. Evita usar un lenguaje inapropiado y trata a los demás con respeto. Tienes que entender que los pequeños seguirán tu ejemplo tanto si se lo pides como si no.

  4. 4

    Resuelve los casos de mal comportamiento en el momento. Si los corriges cuando se produce esa mala conducta, conseguirás que los niños sepan en qué momento cruzaron los límites. Ajusta el correctivo al tipo y a la intensidad de la falta y al escenario. Por ejemplo, una mirada severa en la tienda de comestibles seguida de una breve respuesta será suficiente para evitar que se desmadren y actuará como oportuno correctivo. Evita avergonzarlos por su mal comportamiento o entrar en su juego. Frustrarlos solo complicaría la situación y les haría pensar que no sabes seguir tus propias normas.

  5. 5

    Restringe los privilegios si hay un mal comportamiento y recompensa el bueno. Retirar los privilegios cuando se portan mal permitirá a los niños ver las consecuencias de sus actos. No dejar salir a los mayores y aplicar con los más pequeños la técnica de la pausa obligada son otras maneras de expresar tu decepción por su comportamiento. Recompensar el comportamiento positivo también reforzará el mensaje de que ser bueno es lo correcto. Asegúrate de que los castigos y premios que les das se ajusten a la intensidad de su conducta. Motívalos con hacerles saber en qué momento hacen progresos. Considera la posibilidad de utilizar un sistema gráfico para hacer un seguimiento de los avances y los deslices en sus actuaciones.

  6. 6

    Asegúrate de que toda la familia participa de las medidas disciplinarias. Envía el mensaje firme de que el mal comportamiento no será tolerado. Habla con los demás miembros de la familia para establecer normas, recompensas y castigos. Pide a cuidadores y profesores que te informen sobre la mala conducta y los avances que se produzcan. Haz saber a los niños que su comportamiento es controlado y que no serán capaces de enfrentar a las personas que los cuidan.

Consejos y advertencias

  • Existe una gran diferencia entre ser firme e intimidar. No grites a los niños porque podrían imitar este comportamiento negativo. Escucha las razones que te den para explicar su mal comportamiento. Tendrás que reconsiderar las influencias externas (por ejemplo, programas de televisión y amistades). Haz un seguimiento del comportamiento de tus hijos con la ayuda de una lista de incentivos.
  • Corregir tu propio comportamiento puede ser difícil. Sé honesto sobre aquello que puedas cambiar para proporcionarles el mejor ejemplo a tus hijos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles