Cómo dar un discurso de elogio

Escrito por ehow contributor | Traducido por patricia a. palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo dar un discurso de elogio
(WhiteRose image by mathieulaprise from Fotolia.com)

Un elogio es un discurso de alabanza para una persona que ha muerto. Es uno de los elementos más importantes de un funeral, puede ser disertado por un miembro de la familia, amigo del difunto o líder religioso.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un libro de citas
  • Diccionarios
  • Un tesauro
  • Programas de Funerarias
  • Papel
  • Lápices

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Habla con la familia del fallecido. Escribe los detalles de la vida de la persona, premios o reconocimientos que haya recibido, los nombres de los miembros de la familia y los recuerdos especiales que compartan. Pregúntale a la familia si desea que digas algo específico durante el panegírico.

  2. 2

    Lleva tus notas a casa. Trata de encontrar un tema o la ética que definió la vida de la persona y redacta el discurso en torno a eso. Por ejemplo, ¿era la familia lo más importante para la persona fallecida? ¿Tenía él o ella un gran sentido del humor?

  3. 3

    Comienza con información básica. La mayoría de los elogios empiezan recordando el nacimiento de la persona fallecida y haciendo una breve reseña de su vida. Incluye anécdotas, recuerdos y detalles que definan el espíritu de la persona.

  4. 4

    Trata de citar alguna afirmación memorable hecha por la persona o relata incidentes específicos que hagan revivir los recuerdos a su familia y amigos. Todo lo que retrate a la persona fallecida será perfecto.

  5. 5

    Usa tus recuerdos personales de la persona, si tienes alguno. Por ejemplo, si conociste al difunto en su juventud, recuerda aquellos tiempos.

  6. 6

    Comienza tu elogio con un poco de humor, sobre todo si el difunto era un bromista o tenía un buen sentido del humor. Haz referencias humorísticas apropiadas para la ocasión.

  7. 7

    Sé lo más breve posible, sin dejar hacer justicia a la vida de la persona fallecida. La brevedad es la clave para un elogio bien recibido.

Consejos y advertencias

  • Trata de evitar palabras altisonantes y discursos moralistas, tampoco representes al difunto como un santo, a menos que él o ella realmente lo haya sido.
  • Si no estás seguro de cuánto tiempo debe tomar el elogio, pregúntale a la persona que realiza el funeral o a la familia del difunto cuánto tiempo tienes.
  • Si quieres, ensaya el discurso un par de veces para que te sientas más cómodo cuando lo disertes. No es necesario memorizarlo, pero usar hojas mecanografiadas o tarjetas de notas es perfectamente aceptable.
  • Si te sientes muy emocionado como para continuar con el elogio, detente un momento y trata de calmarte. Si sientes que no puedes seguir hablando, puedes pedirle el miembro del clero esté oficiando que lea el elogio por ti.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles