Depresión post-parto: cómo manejar a los hermanos y las mascotas celosas

Escrito por lee johnson Google | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Promoviendo la comprensión mutua y frenando los celos

Depresión post-parto: cómo manejar a los hermanos y las mascotas celosas
Haz que tu hijo mayor te ayude a "enseñarle" al bebé a jugar para disipar los sentimientos de celos. (Chris Amaral/Digital Vision/Getty Images)

"Dale mucho amor y atención a tu hijo mayor todos los días para hacerlo sentir más seguro, mientras que al mismo tiempo tienes tolerancia 0 con la agresión. Dile ´No tienes permitido pellizcar o lastimar a niños más pequeños o a nadie, nunca´. Si pasa, dale un tiempo de penitencia y asegúrate de que entienda por qué".

— Frances Walfish es un sicoterapeuta de niños y familia y autor de The Self Aware Parent (El padre conciente de sí mismo).

El arribo de un bebé inevitablemente agita las rivalidades en los hermanos y las mascotas. Te afanas en ducharlos a todos con el amor y el afecto que necesitan, pero no siempre es posible. En la mayoría de los casos, los celos resultan en nada más que quejas del niño y una mascota familiar un poco deprimida, pero a veces, puede conducir a una conducta violenta. Entender la razón de los celos y como manejarlos es una parte integral de mantener la armonía en la casa.

Por qué están celosos

Depresión post-parto: cómo manejar a los hermanos y las mascotas celosas
(Janie Airey/Lifesize/Getty Images)

Como su centro del mundo, tú eres la fuente no intencionada de un desacuerdo. "La rivalidad que ves, sea cuando los niños pelean por un juguete o el primer turno en el columpio, está realmente enraizada en una pelea por tu amor y atención", dice Frances Walfish, sicólogo de niños y familia. Tú los proteges, eres generosa con las alabanzas cuando hacen algo bien y te aseguras de saciar sus apetitos. ¡No te debe sorprender que no te quieran compartir con nadie!

El primer paso es aprender cómo se sienten tus mascotas y niños. Su mundo era perfecto hasta que llegó el bebé que ocupa la mayor parte de tu tiempo. El niño puede rivalizar por tu atención llevando su plato a la cocina luego de cenar, pero tú estás ocupada tratando de que el bebé coma su alimento. Cuando tus amigos llegan de visita, que generalmente simpatizan con tu cachorro y lo dotan de afecto, ahora se dedican al bebé y lo ignoran.

Los bebés también significan cosas nuevas. Cunas, juguetes y sillas para bebés aparecen como malezas y comienzan a invadir el lugar de tu hijo y tu mascota. Un gato podría preguntarse qué es lo que hace esa cuna en el lugar favorito en el que hace su siesta y tu hijo podría no entender que debe compartir sus juguetes. Rápidamente asocian los cambios con el bebé y allí es donde comienzan los celos. Combina esto con un reto oral cuando tratan de jugar con el bebé y puede ser que tengas un real problema en tus manos.

Lo que puedes hacer con los hermanos celosos

Depresión post-parto: cómo manejar a los hermanos y las mascotas celosas
(Pixland/Pixland/Getty Images)

Ahora que entiendes el problema, es el momento de ponerte en acción para evitar que se torne en uno serio. La solución simple es dividir tu atención igualmente, pero eso no es posible. Como señala la experta en paternidad Michele Borba, "Tratar a los niños de igual manera es totalmente irreal: vienen con diferentes temperamentos, intereses y necesidades". No hay suficiente tiempo para darles a los niños más maduros la misma cantidad de atención que requiere un infante, así que debes actuar de manera distinta.

Habla con los hermanos individualmente sobre los cambios que se harán debido al nuevo bebé. Pueden sentir que por volcarte hacia el nuevo bebé ellos ya no te importan más, así que debes explicarles que los bebés necesitan cuidados extra. Explícales el estrés que viene con la tarea de cuidar a un nuevo bebé, porque ellos lo van a experimentar en los años venideros. Señala que tú hiciste lo mismo cuando ellos nacieron, también. Pregúntales lo que sienten, y demuéstrales que entiendes lo que están pasando. Animarlos a que te ayuden a bañar al bebé y a vestirlo te puede ayudar a que se hagan cargo de su rol de hermanos mayores y a que entiendan el nivel de cuidados que necesita. Haz responsable al hermano o hermana mayor y recompénsalo por ello.

Pasar un tiempo con los hermanos individualmente te ayudará a que comprendan que tienes amor para todos. Sea una salida al cine o a almorzar afuera, haz algo especial con ellos siempre que puedas. Aunque sea sólo leer mientras el bebé duerme, eso hace la diferencia.

Asegúrate de que tus otros niños tengan sus propios juguetes y su espacio personal. Si el bebé toma un juguete que no es de él, distráelo con uno de los suyos y alábalo cuando lo tome. Los hermanos pueden compartir la mayoría de los juguetes, pero algunas posesiones personales pueden demostrar que son especiales como individuos.

Qué puedes hacer con las mascotas celosas

Depresión post-parto: cómo manejar a los hermanos y las mascotas celosas
(Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Las mascotas son similares a los hermanos mayores y también pueden sentir que no tienes tiempo para ellas. Mientras que los niños se van a quejar y llorar para llamar tu atención, los animales no se comunican tan claramente. El experto en conductas animales Robert De Franco, dice, "los animales se comunican a través de los químicos que producen en sus cuerpos, la orina y las heces". Con un bebé, tienes más que suficiente en tu manos de eso, así que ayudar a las mascotas a sentirse mejor te puede ahorrar los líos provenientes de ellas.

El espacio individual y el afecto ayudan a tus mascotas a que entiendan que no deben competir por tu atención. Juega con ellas y asegúrate de recompensarlas cuando se comportan bien con el bebé. Si tienes perros, puedes rociar sus posesiones con aceite de almendras para que sean más atrayentes. DeFranco dice "Asociará el buen olor con sus cosas y no se distraerá con las del bebé". Los gatos generalmente no son un problema, pero debes respetar su territorio y posesiones. No muevas sus camas o las bandejas higiénicas a no ser que sea absolutamente necesario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles