Diferencia entre el calentador residencial y la caldera

Escrito por cheryl munson | Traducido por florencia prieto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Diferencia entre el calentador residencial y la caldera
La caldera proporciona calor a las habitaciones a través de una red de conductos. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Las calderas y los calentadores son esenciales para vivir con comodidad. Hacen que sea posible que tú, tu familia y tu hogar se mantengan calientes durante el invierno. De acuerdo a American Council for an Energy-Efficient Economy, la gente que vive en climas fríos gastan entre un 35 y 50 por ciento de sus dólares energéticos en la calefacción de sus hogares. Si estás considerando una transformación, el reemplazo de un modelo viejo o la construcción de una casa desde cero, toma una decisión sabia e infórmate acerca de las diferencias entre un calentador y una caldera.

Otras personas están leyendo

Calentador

El calentador se utiliza en casas y edificios que utilizan agua como "combustible" para la calefacción. El calentador calienta el agua hasta que alcanza una temperatura de 180 grados Fahrenheit (82,2 grados Celsius) y, de este modo, genera vapor. Las cañerías distribuyen el calor a los radiadores o a los sistemas de losa radiante. Si bien existen versiones de agua y de vapor para los calentadores, los de agua son los más comunes. Si bien no es común, es posible conectar el calentador a los sistemas de calefacción que fuerzan el aire. En estos sistemas, las bobinas de agua caliente intercambian el calor. También existen modos alternativos (pero complicados) de hacer que el calentador funcione como una caldera para proporcionar tanto calor como agua caliente. Es necesario recordar que los dos últimos ejemplos son excepciones y requieren transformaciones e instalaciones profesionales.

Calderas

Mientras que el agua es el "combustible" de los calentadores, las calderas funcionan a gas natural, gas propano líquido, electricidad o carbón. La mayoría de las casas utiliza gas. Las calderas calientan el aire, y los sopladores distribuyen y fuerzan el aire cálido a través de los conductos utilizando un sistema de aire forzado. Los conductos desembocan en los conductos de ventilación que se encuentran en los zócalos, techos y paredes y liberan el aire cálido en la habitación en donde desembocan. La cantidad de calderas utilizadas como sistemas de calefacción supera ampliamente la cantidad de calentadores utilizados con el mismo fin. La popularidad de las calderas cobró impulso durante los años 60. En este momento, muchos dueños de casa comenzaron a utilizar el gas natural como calefacción, en lugar de utilizar radiadores y calentadores que usaban carbón. Luego del gas natural, la electricidad es la elección más popular como combustible de las calderas, seguida del carbón. Sin embargo, la utilización del carbón es muy escasa fuera de las áreas del noreste más cercanas a Pennsylvania y las Virginias, en donde los recursos de carbón son abundantes.

Consideraciones respecto de la transformación

Es posible cambiar una caldera por un calentador y viceversa, pero puede ser bastante costoso y complicado. Se debería retirar el sistema de cañerías pre-existente para los calentadores si se quiere construir un nuevo sistema de conductos y conductos de ventilación. Cuando los dueños de hogar transforman un calentador en una caldera, por lo general hacen todo lo necesario e instalan un sistema central HVAC de aire forzado para satisfacer las necesidades de calor y de frío.

Nuevos equipos y consideraciones respecto de su eficiencia

Las calderas y los calentadores fabricados con posterioridad al 2006 han mejorado ampliamente respecto de su eficiencia. Si estás reemplazando un calentador o una caldera, aprovecha esta nueva eficiencia y préstale atención a las unidades que poseen etiquetas de Energy-Star o High Efficiency (alta eficiencia). Las nuevas calderas no sólo presentan mejoras respecto de la eficiencia, sino también respecto de la tecnología utilizada para fabricar las unidades. Considera el puntaje Annual Fuel Utilization Efficiency (eficiencia de utilización de combustible anual) al elegir una caldera. Compra una que tenga una capacidad de 50.000 a 125.000 unidades termales británicas por hora, que es el rango estándar utilizado en la mayoría de los hogares hoy en día.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles