Cómo hacer grappa en casa

Escrito por gail cohen
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo  hacer grappa en casa

La elaboración de grappa, aunque todavía muy popular entre los trabajadores del norte de Italia para evitar la congelación mientras trabajan al aire libre en invierno, se remonta en realidad a la Edad Media. La idea detrás de esta bebida fuerte requiere la adición de pieles, tallos, semillas y otros subproductos de la fruta en la búsqueda de un licor embriagador. Se dejan de lado las sutilezas de la producción de vinos finos y se emplean todas las partes de la fruta para que nada se desperdicie. Anteriormente considerada similar a la luz de la luna, grappa se ha transformado de un brebaje primitivo a una bebida que es a menudo comparada con el coñac francés y los brandies o el jerez portugués. Haz tu propia bebida para ver si los críticos tienen razón.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Botellas y corchos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Compra las frutas más maduras que puedas encontrar, a continuación, lávalas y córtalas. Ponlas junto con los tallos, semillas y la piel en una tina grande o una olla para que pueda comenzar el proceso de fermentación. Sella el contenedor. Algunos fabricantes de grappa ponen su mezcla de frutas en envases de vidrio y aceleran el proceso poniéndolos al sol para acelerar la fermentación. A medida que la fruta se descompone, se producen burbujas. Puedes detener el proceso de fermentación tras una semana.

  2. 2

    Usa una prensa de fruta, licuadora, procesador de alimentos u otro tipo de herramienta para convertir la fruta fermentada en lo que los productores de grappa llaman orujo. El objetivo es eliminar rápidamente el oxígeno de la mezcla para que ésta no pierda aromas preciosos, mientras se convierte la mezcla en una pulpa de frutas.

  3. 3

    Pon el orujo exprimido en el alambique y caliéntalo hasta que veas como emite vapor. Controla la temperatura del alambique para asegurarte que ninguno de los materiales se quema y arruina el sabor de la grappa. No pasará mucho tiempo antes de que veas que la grappa comienza a moverse a través del alambique hacía la cámara de almacenamiento definitiva.

  4. 4

    Elimina la primera grappa que llega a la cámara de almacenamiento. Como la mayoría de los productos del proceso de destilación, el primer resultado sabe mal, ya que contiene metano, por lo que tienes que tirar el producto inicial. Supervisa el resto de la grappa, a medida que se mueve entre el alambique y los dispositivos de cocción. Cuando observes que el color es cada vez más claro, el brebaje se habrá reducido a restos acuosos y estarás llegando al final del proceso. Desecha el producto final de la grappa para que no diluya el producto terminado.

  5. 5

    Añeja la grappa que has destilado en un barríl del acero inoxidable o una olla grande, a menos que tengas barriles de roble, en este caso el brebaje acabado será maravillosamente delicioso. Sella el recipiente y colócalo en un lugar oscuro y fresco. La mayoría de los viticultores están de acuerdo en que seis meses es un período de curado adecuado, aunque algunos sugieren que es probable que puedas degustar la grappa a los tres meses para ver si está lista para consumir.

  6. 6

    Embotella tu grappa, una vez que estés satisfecho con el sabor. Algunos viticultores recomiendan filtrar el licor tras un filtro de papel antes de ser embotellado, pero esto no es necesario. Divide tu grappa entre botellas de vidrio, séllala con tapones de corcho y sorprende a tus invitados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles