Los hábitos de vida de los conejos y sus crías en Pensilvania

Escrito por heather bieber | Traducido por laura lara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los hábitos de vida de los conejos y sus crías en Pensilvania
El conejo cola de algodón de Florida es la variedad más común que se pueden encontrar en Pensilvania. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los conejos de Pensilvania, aunque bienvenidos en algunos en los jardines suburbanos, para otros son una molestia. Los conejos de cola de algodón son los más comunes en este estado, mientras que las subespecies de los Apalaches y Nueva Inglaterra se consideran en riesgo. La liebre americana, aunque técnicamente no es un conejo, es la única variedad de liebre que habita en el estado y su población también está disminuyendo. Todos son vulnerables a la deforestación, enfermedades y a numerosos depredadores, incluyendo a los humanos.

Conejo de Florida

El conejo de Florida (Sylvilagus floridanus) es la variedad más común en Pensilvania por las abundantes planteas herbáceas, tierras de cultivo y maleza densa del estado que le permite a los conejos construir sus nidos o "encames". Al cavar un "encame", los conejos crean un refugio para sí mismos y sus crías. Con un promedio de vida de tres años, los cola de algodón crían hasta seis camadas por año, con un promedio de cinco crías por camada. Las hembras cuidan a sus bebés durante la noche para evitar a los depredadores. Los cola de algodón son grises o marrón grisáceo con orejas largas y una cola corta y blanca que asemeja a una bola de algodón en la parte inferior. El maíz abundante, los tréboles, dientes de león y las ambrosías les proporcionan alimento a estos conejos que están activos todo el año.

Conejo de los Apalaches

Una subespecie del género de los conejos cola de algodón, el conejo de los Apalaches (Sylvilagus obscurus) es el conejo más raro en Pensilvania, y se encuentra sólo en terrenos irregulares en una gama de ámbitos de hogar montañosos. El deterioro de la calidad de su ambiente es una de las razones para la conservación y manejo del hábitat que han sido propuestos para salvar a la especie, cuyo estado se encuentra listado como casi amenazado. Este conejo se alimenta de plantas herbáceas así como de agujas de pino y plantas leñosas propias de elevaciones altas. Producen sólo de tres a cuatro camadas por año. Estos conejos marrones de grises a rojizos tienen un punto negro distintivo en la frente que combina con sus orejas con los bordes negros. Sus enemigos naturales incluyen a los mismos de todos los conejos como los linces y los coyotes y a las condiciones climáticas intensas y la reducción de su hábitat.

Conejo de Nueva Inglaterra

El conejo de Nueva Inglaterra (Sylvilagus transitionalis) también es un candidato de la lista federal de especies amenazadas. La especie prefiere los bosques densos que se encuentran principalmente en las montañas del norte, centro y suroeste de Pensilvania. Sus hábitos de apareamiento y de conducta son similares a los del conejo de Florida, excepto por la alimentación y el anidamiento. El conejo de Nueva Inglaterra consume principalmente pastos y legumbres. Los meses de invierno los pasa alimentándose de corteza y ramas de arce y roble así como de hierbas y arbustos.

Liebre americana

La liebre americana, Lepus americanus, es la única liebre que habita en Pensilvania. También se conoce como liebre de patas blancas, ya que tiene grandes patas traseras con pelos densos y tiesos, con dedos palmeados y almohadillas ásperas en las patas que les permiten correr en la nieve en polvo y profunda alcanzando velocidades de hasta 30 millas por hora (48 km por hora). También conocidas como liebres nivales, las liebres americanas cambian de su color blanco nieve puro a negro, marrón rojizo o gris en el verano. La liebre vive en cordilleras altas con densos laureles y rododendros así como en las montañas Pocono y en las espesas laderas de las montañas Allegheny. Las liebres, a diferencia de los conejos, tienen periodos de gestación más largos. Las crías nacen con pelo, los ojos abiertos y están listas para correr de los depredadores. Las hembras no hacen nidos pero construyen depresiones poco profundas en hábitats más abiertos. La disminución de las liebres no se debe a la temporada de caza de una semana sino a la deforestación y al crecimiento de la población de venados cola blanca que compiten por el hábitat y el alimento.

Los hábitos de vida de los conejos y sus crías en Pensilvania
Las liebres americanas, que también se encuentran en Pensilvania, cambian de color para camuflarse con la nieve invernal. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles