Cómo identificar los carbohidratos

Escrito por jim hagerty | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo identificar los carbohidratos
Aprende a diferenciar los carbohidratos. (Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images)

Contrariamente a lo que muchos creen, los carbohidratos complejos no lo son. Para ingerir una dieta sana y tener una buena salud general, es importante saber la diferencia entre los carbohidratos y cómo son descompuestos y utilizados por el cuerpo. Hacerlo es fácil. La información que sigue te ayudará.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un libro de conteo de alimentos
  • Un cuaderno o un diario

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Carbohidratos con almidón

  1. 1

    Conoce los componentes del almidón. Todos los carbohidratos están compuestos de oxígeno, hidrógeno y carbono, sin embargo la forma en que los átomos se unen uno a otro difiere según el carbohidrato. Cada carbohidrato contiene secuencias repetidas de azúcares simples. El más común es el almidón. Está compuesto de una mezcla de amilosa y amilopectina, una enzima que se encuentra en la saliva. La amilosa descompone el almidón y comienza una digestión rápida antes de ser tragado.

  2. 2

    Identifica el almidón en alimentos específicos. Usando la información del Paso 1, es fácil identificar qué alimentos comienzan a descomponerse cuando entran en contacto con la saliva. Por lo tanto, los alimentos como avena, batatas, papas, arroz, pan, pastas, frijoles y maíz contienen carbohidratos con almidón.

  3. 3

    Haz una lista de comidas con almidón. También es importante consultar un libro de conteo de alimentos contar las calorías de forma adecuada para asegurarte de que comes la cantidad apropiada de almidón. Las calorías del almidón que el cuerpo no pueda quemar se almacenan en las células como azúcar, que es responsable del aumento de peso.

    Carbohidratos fibrosos

  1. 1

    Conoce qué carbohidratos son fibrosos. Estos son diferentes a los carbohidratos con almidón. ¿Alguna vez chupaste un escarbadientes o un fósforo por largo tiempo? Habrás notado que la saliva simplemente humedece la madera y la astilla, pero su formato no cambia. Esto se debe a que la madera es un carbohidrato fibroso, hecho de celulosa. Los carbohidratos fibrosos cumplen un papel importante. Ayudan a que se mueva el almidón por tu sistema y, en el proceso, le permiten a tu cuerpo extraer de ellos los nutrientes. Puede que te preguntes qué alimentos contienen celulosa Las zanahorias, el brócoli, las espinacas, la lechuga, el coliflor, las judías y los pepinos son todas verduras fibrosas comunes.

  2. 2

    Haz una lista de carbohidratos fibrosos. Con la información del Paso 1 a mano, simplemente crea y guarda una lista básica de carbohidratos fibrosos. Esto, después de un tiempo, se convertirá en un hábito. Consulta a tu libro de de conteo de alimentos para asegurarte de que estás tomando la cantidad apropiada de calorías de los carbohidratos fibrosos.

  3. 3

    Mezcla los carbohidratos fibrosos con los de almidón de manera efectiva. Para que el cuerpo procese los carbohidratos complejos de forma adecuada y para mantener una dieta balanceada, es importante que ingieras la cantidad apropiada de ambos. Ingerir demasiado de uno puede causar efectos no deseados en el metabolismo. Si comes demasiados de los que tienen almidón hará que tu cuerpo almacene un exceso de azúcar en tus células grasas, que reducirá el metabolismo y te hará ganar peso. Consumir demasiados carbohidratos fibrosos hará que los carbohidratos complejos --tanto de almidón como fibrosos-- pasen por tu sistema demasiado rápido, evitando que tu cuerpo siga el ritmo. Aquí es cuando el cuerpo no tiene el tiempo de utilizar los valores nutricionales de las comidas. Ingiere una dieta balanceada.

Consejos y advertencias

  • Consulta el libro de conteo de alimentos con frecuencia.
  • Siempre asegúrate de que las comidas que ingieras mantengan regular el funcionamiento intestinal. Si comes demasiadas fibras puedes tener diarrea. Si te ocurre, simplemente corta la ingesta de calorías fibrosas. Si te sientes estreñida, corta la ingesta de almidón o incrementa las fibras en tu dieta.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles