Cómo hacer jabón de lejía

Escrito por amy yang | Traducido por ehow contributor
Cómo hacer jabón de lejía

handmade soap image by Alison Bowden from Fotolia.com

Hacer tu propio jabón de lejía puede ayudarte a ahorrar dinero. Además de la base de lejía, es posible escoger otros ingredientes. Puedes hacer que el jabón se adapte a las necesidades de tu piel y agregar varios aceites que le proporcionen humedad. La lejía es hidróxido de sodio, una sustancia peligrosa. Pero con las precauciones adecuadas como ropa de protección y la ventilación adecuada no deberías tener problemas, siempre y cuando estés usando lejía al 100 por ciento.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 5 tazas de agua destilada
  • Un recipiente a prueba de calor de 2 cuartos de galón
  • 18 onzas de lejía
  • Espátula
  • 20 tazas de aceite de oliva
  • Una olla de 2 galones
  • Termómetro
  • Moldes para jabón
  • Papel de embalar

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Vierte el agua destilada en el recipiente. Coloca el recipiente en la estufa o en otro elemento para calentar. No uses recipientes hechos de aluminio, zinc o de lata ya que la lejía reacciona mal con estos. Vierte lentamente la lejía mezclándola cuidadosamente con una espátula hasta que se disuelva. En caso de ser posible, hazlo en el exterior ya que la lejía produce vapores que pueden irritar los pulmones. Luego de que este producto se ha disuelto, pon el recipiente a un lado en un lugar bien ventilado.

  2. 2

    Vierte el aceite de oliva en una olla grande para mezclar. Coloca la olla en la estufa y calienta el aceite a 100 grados Fahrenheit. Usa un termómetro para obtener una lectura exacta o tantea la parte exterior de la olla para asegurarte de que está tibia.

  3. 3

    Vierte la mezcla de lejía y agua lentamente en el aceite tibio a medida que revuelves. Sigue revolviendo la mezcla hasta que esta se espese y quede con una contextura cremosa. Si la mezcla se torna opaca, sabrás que estás en el camino correcto.

  4. 4

    Coloca los moldes personalizados en los que deseas verter la mezcla. Pon la mezcla en los moldes. Pon una tapa sobre los mismos y cúbrelos con una lámina. Luego de que la mezcla se solidifique, córtalos en la forma deseada.

  5. 5

    Coloca los jabones en papel de embalar y almacénalos en estanterías ubicadas en una zona bien ventilada. Déjalos curar durante al menos cuatro semanas. Habrán terminado de curarse cuando los jabones estén duros.

Consejos y advertencias

  • Agrega aceites esenciales para darles aroma.
  • Usa colorantes para darle color a tus jabones. Las semillas de achiote te aportarán un color amarillo. La clorofila les dará un color azul. La paprika puede brindar un color melocotón o naranja. Agrega un poco a la vez hasta que logres el color deseado.
  • Aumenta las propiedades humectantes del jabón agregando aceites adicionales como manteca de karité, aceite de cáñamo y aceite de ricino.
  • Trabaja en una zona bien ventilada.
  • Mantén los niños alejados durante el proceso ya que la lejía es un químico peligroso que puede ser tóxico si se traga.
  • Evita tocar el jabón que has hecho recientemente ya que es irritante para la piel. Debes dejarlo al menos 48 horas antes de tocarlo con la piel desnuda. Si lo has manipulado, enjuágate con agua corriente.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media