Lecciones de la Biblia para niños sobre la generosidad

Escrito por kathryn rateliff barr Google | Traducido por josé antonio palafox
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Lecciones de la Biblia para niños sobre la generosidad
Los niños que aprenden a ser generosos se convierten en adultos generosos. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Los padres inician el proceso de enseñar a los niños a compartir generosamente con los demás a través de la modelización del comportamiento. Los padres, los cuidadores y los profesores también fomentan la generosidad a través de historias en las que los personajes comparten con los demás. La Biblia contiene lecciones con ejemplos claros de generosidad. Los niños escuchan a los versículos de la Biblia y aprenden los beneficios de compartir para satisfacer las necesidades de los demás.

Otras personas están leyendo

Cuidado de los necesitados

En Deuteronomio 14:27-15:15, Moisés dijo a los israelitas que compartieran generosamente con los levitas en su comunidad y con los que eran pobres o forasteros en su ciudad. Él dijo que Dios bendeciría a aquéllos que compartieran con mano generosa a todos los que estaban en necesidad. Pide a los niños que piensen en cosas que podrían necesitar si fueran pobres o nuevos en la ciudad. Haz una lista de los artículos que cada niño diga que daría generosamente. Envuelvan algunos de los artículos y llévenlos a un refugio para personas sin hogar o a un ministerio que los comparta con los necesitados.

Dios retribuye la generosidad

En Proverbios 3:9-10 se promete que el alma generosa que honra a Dios con el diezmo recibirá la abundancia por parte de Dios. En Proverbios 19:17 se promete que Dios retribuirá lo que el hombre generoso preste a los pobres. Jesús toma esto más adelante, en Lucas 14:12-14, cuando sugiere que los ricos deberían dar un banquete e invitar a los pobres y a los que tienen discapacidades. Jesús dice que debido a que los pobres no pueden retribuirlo ofreciendo un banquete por si mismos, Dios bendecirá al anfitrión rico con abundancia. Los niños pueden ver que Dios se compromete a retribuir a aquéllos que tratan a los demás con generosidad sin esperar un beneficio a cambio.

Dadores alegres

Pablo elogia a los corintios por su generosidad hacia los cristianos en Jerusalén. En 2 Corintios 9:7, Pablo les dice que cada uno determine lo que puede dar y lo haga con un corazón generoso y amoroso, dando con alegría. Dios favorece al que da con alegría con bendiciones y abundancia para que el dador puede continuar compartiendo su generosidad con los demás. Los niños pueden llevar sus ofrendas a la iglesia como hicieron los corintios, para que la iglesia pueda proveer para sí misma y para aquellos que están en necesidad. Pueden celebrar contar con los recursos para compartir con los demás.

Almuerzo compartido

Los cuatro Evangelios mencionan la alimentación de los 5000 hombres y sus familias, todos alimentados por el almuerzo de un muchacho joven. Los dos panes y los cinco peces proveyeron suficiente para alimentar a todo el mundo y aún quedaron 12 pequeñas cestas de sobra. La historia recuerda a los niños que no deben preocuparse por el tamaño de lo que donen en comparación con el tamaño de la necesidad, sino que deben dar con generosidad y confiar en Dios para hacer que el recurso corresponda a la necesidad. Los niños pueden recolectar donaciones para enviar a una zona en desastre, como respuesta a la lección.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles