Cómo liderar una iglesia de hogar o grupo de célula

Escrito por nick johnson | Traducido por david luchini
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo liderar una iglesia de hogar o grupo de célula
Muchas iglesias en crecimiento usan estos grupos de células asentados en casas. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Un grupo de célula de una iglesia es un grupo pequeño con asiento en casas que se reúne para crecer y dividirse en dos o más grupos, quienes van a seguir con el mismo objetivo. La célula debe tener un líder que quiera invitar gente a su casa y guiarlos en estudios bíblico o grupos de discusión. Esta persona es la figura más destacada para determinar el éxito del grupo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Escribe un texto sobre los propósitos. Se trata de una dirección concisa y clara para el grupo; esto informará con exactitud a los miembros sobre qué conseguirán al ser parte del grupo. Todos los estudios bíblicos y discusiones se enfocarán en la consecución de los objetivos del grupo. Si es propósito es “Ser más parecidos a Jesús”, entonces el estudio que elijas debe concentrarse en el carácter de Cristo y la forma para aplicar estas características en tu vida. El texto sobre los propósitos es el cimiento del grupo celular; escríbelo bien y resúmelo en tres (o menos) oraciones.

  2. 2

    Invita a otros y hazlos sentir importantes. En los primeros pasos del grupo celular, la responsabilidad del líder es invitar a los futuros miembros. Ora pidiendo dirección acerca de a quién debes invitar. Si ya tienes un texto de propósito, piensa en las personas que se podrían beneficiar de lo que se enseñará. Háblales de forma individual antes de unirse al grupo. Envía invitaciones por correo y redes sociales. En cada reunión salúdalos a medida que lleguen y agradéceles por venir cuando se vayan. Todas las veces, usa su nombre. Después de que el líder haya establecido un pequeño grupo de base que vaya regularmente a las reuniones, debería enseñarle a los miembros a orar por las personas que van a invitar al grupo y después invitarlas.

  3. 3

    Establece las guías que gobiernen las conductas de los miembros de la célula. La gente debe sentirse cómoda dentro del grupo. A veces pueden surgir problemas o situaciones personales sensibles en las que un miembro necesite hablar o buscar apoyo del grupo. Los miembros necesitan comprometerse a la confidencialidad. No debería haber acusaciones o ataques personales entre ellos. Si un miembro falla en una de estas áreas, el líder debe hablar con la persona en privado y pedirle que se disculpe ante grupo, de lo contrario deberá irse. Nada va a destruir más rápido al grupo que alguien que ataque constantemente a otros y rompa la confidencialidad. El líder necesita hacer que los miembros entiendan qué tipos de conducta se esperan y la consecuencias de no seguir esa conducta.

  4. 4

    Haz pequeñas comidas para el grupo o para picar y café. La comida promueve la interacción para construir relaciones. Los miembros van a disfrutar hablar y conocerse en esta parte informal de las reuniones.

  5. 5

    Ora por los miembros de tu célula. Al orar por ellos les demuestras que te preocupan y que son importantes como individuos. Puedes orar solo, puedes llamar y orar con ellos uno a la vez o puedes juntarte en la comida y orar al comienzo de ella o antes de irse. Siempre pregunta al miembro si hay un área específica por la que necesite oración.

  6. 6

    Envíales postales, noticias o recordatorios. Es importante mantener al grupo en la mente de las personas, en especial si solo se reúnen una vez al mes. Puedes enviar postales para hacerles saber que oras por ellos, que los extrañaste en la reunión que faltaron o que deseas recordarles sobre la próxima reunión. Si puedes juntar suficiente contenido, puedes hacer un boletín para el grupo. Lo puedes enviar quincenal o mensualmente.

  7. 7

    Haz viajes grupales. Esto siempre ayuda a fortalecer las relaciones en el grupo. El grupo podría viajar para escuchar a alguien que hable de un tema relacionado al texto de propósito del grupo. El grupo también podría decidir un viaje de diversión a un parque de diversiones, a un museo, centro comercial o feria. Eso va a depender de la conformación de un grupo particular en el momento de la decisión. El punto es: hacer algo juntos.

  8. 8

    Evalúate a ti mismo. ¿Está creciendo o aprendiendo tu grupo? ¿Se sienten los miembros lo suficientemente cómodos para abrirse y ser honestos? ¿Estás haciendo mucho o poco? Toma tiempo para evaluar tu rendimiento. Trata de no basar tu evaluación en lo que sientes sino en los hechos. Los líderes que caen en la rutina se aburren o ven al grupo caerse en espiral. Después de cada reunión puedes evaluarlo. Elige a alguien (pueden ser dos personas) en quien confíes y déjalo evaluar y discutir contigo lo que ves.

  9. 9

    Entrena a otro líder. Ora sobre la elección de una persona del grupo para entrenarlo como líder. Lo necesitarás en momentos en que necesites descanso o cuando el grupo crezca al punto de dividirse. Busca cualidades de un buen liderazgo dentro de los miembros. Habla a los líderes potenciales para ver si alguien se interesa en liderar al grupo. Delega algo de tus responsabilidades al entrenado y déjalo liderar al grupo en ocasiones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles