DESCUBRIR
×

Lista de verificación para la higiene de la cocina

La higiene en la cocina es vital para la preparación de alimentos saludables. Requiere empleados debidamente capacitados para seguir los procedimientos meticulosos en la preparación y manipulación de alimentos. Una simple lista de comprobación de la higiene de la cocina puede ayudarte a identificar las áreas problemáticas. La falta de mantener la limpieza de la cocina puede resultar en el crecimiento de bacterias, deterioro de alimentos y contaminación. Ciertas técnicas de higiene de cocina son fundamentales si se desea evitar poner en peligro la salud de quienes consumen los alimentos.

Comstock/Comstock/Getty Images

Ropa y accesorios

Cubrir la cabeza o el cabello es importante. Un sombrero de papel va a funcionar, pero la preparación industrial de alimentos por lo general requiere que los empleados usen redes en el pelo que encierran totalmente la parte superior, trasera y los lados de la cabeza. Además, es importante que la contaminación del exterior no entre en la cocina, lo que significa que se debe manejar diligentemente la ropa usada. Para aquellos que están procesando las carnes y verduras crudas, deben usarse delantales de cocina limpios ​​y luego retirárselos antes de trasladarse a otras zonas de la cocina.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Área de limpieza

Mantener limpia la cocina es algo más que simplemente barrer el piso. Utiliza detergentes antisépticos para limpiar todas las superficies de la cocina, como estantes, mesas y paredes. No pases por alto las asas utilizadas para entrar o salir de la zona de la cocina, como las entradas para cámaras frigoríficas, almacenes y congeladores. La división entre la cocina y el área de servicio debe ser bloqueada con una puerta giratoria de doble dirección, que no requiera que nadie toque la puerta con sus manos cuando pasa a través de ella.

Comstock/Comstock/Getty Images

Higiene personal

Cada cocina debe tener por lo menos un lavabo designado para lavarse las manos. Asegúrate de que los empleados se laven las manos en el fregadero designado inmediatamente después de entrar o regresar a la cocina, incluso antes de ponerse el delantal de cocinero. Asegúrate de que los empleados no estén fumando, comiendo o bebiendo en las áreas de preparación o cocción de alimentos, porque tales hábitos permiten la transmisión de bacterias y la introducción de materiales extraños en los alimentos que se preparan.

Tay Jnr/Digital Vision/Getty Images

Almacenamiento de la comida

Nunca almacenes alimentos en el suelo. Cuando las cajas se deben apilar en el suelo, asegúrate de que están colocadas sobre esteras de goma aprobadas, para que las levanten por encima de las superficies húmedas, y nunca almacenes alimentos cerca de las puertas que conducen fuera del establecimiento. Mantén los alimentos refrigerados a una temperatura igual o inferior a 41 grados Fahrenheit (5ºC), y usa un termómetro o dispositivo aprobado para determinar la temperatura. La temperatura del congelador debe mantenerse en 0 grados Fahrenheit (-17ºC), o por debajo.

Comstock/Comstock/Getty Images

Evita la contaminación accidental

La cocina no es lugar para un empleado enfermo. Los resfriados comunes y otras enfermedades se transmiten fácilmente a través del contacto casual con los alimentos, y las vendas o heridas proporcionan bacterias con las condiciones de crecimiento favorables. Los empleados que están enfermos o lesionados deberán ser relegados a tareas que no los expongan a posibles riesgos de contaminación. Las personas con heridas y llagas abiertas tienen expresamente prohibido el manejo de los alimentos por las regulaciones federales de seguridad.

David De Lossy/Photodisc/Getty Images