Cómo llevarse bien con los hijos adultos

Escrito por damon verial Google | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo llevarse bien con los hijos adultos
Llévate bien con los niños adultos. (Maria Teijeiro/Digital Vision/Getty Images)

Muchos padres hoy se encuentran demasiado envueltos en la vida de sus hijos adultos. Esto es con frecuencia atribuido a los intentos de no cometer los mismos errores que cometió la generación anterior, así como el actual costo de vida debido al que esos hijos se quedan en la casa paterna. Sin embargo, estos padres terminan malcriando a sus hijos mientras tratan de acortar la brecha generacional. Anímalos a ser independientes y que se relacionen con chicos más adultos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Aprecia el hecho de que tus hijos sean adultos. Entiende que siempre serás su progenitor, pero que al ser adultos la dinámica de la relación cambia. Considera la idea de que para que te lleves bien con ellos les puedes ofrecer consejos, pero más como amigo que como padre. Permíteles ser adultos y respeta sus derechos como tales.

  2. 2

    Escucha a los instructores, consejeros y profesionales universitarios cuando te desaniman para que hagas por ellos la elección de la universidad, la carrera u otras decisiones adultas. Mantente alejado del síndrome del padre helicóptero y de seguir cada movimiento que hace tu hijo adulto. Déjalo crecer haciendo que tome sus propias decisiones aunque sea duro.

  3. 3

    Anima a un hijo adulto a seguir adelante con su vida y a que viva fuera del hogar paterno. Dile palabras que tengan una motivación positiva que le dé confianza y que le permita comportarse como adulto. Enfatiza el hecho de aprender mientras se pasa por ciertos momentos en la vida, como graduarse, el divorcio o la pérdida de un trabajo, que son una parte natural de la vida adulta y que quedarse con los padres para evitar las obligaciones no es saludable.

  4. 4

    Pon fechas y determina las fases y pasos que se deben andar para lograr la independencia si tu hijo se ha quedado en casa por demasiado tiempo (o si has vivido con él por un largo período). Chequea y evalúa el progreso hacia la independencia y las metas a largo plazo mientras tanto. Empújalo a una independencia sustentable para llevarte bien con él.

  5. 5

    Emancípate de tus hijos. Date cuenta de que al mantenerte dependiente de ellos puede evitar tu desarrollo y el de ellos. Entiende también que tener una vida propia promueve el crecimiento y la propia realización personal. Haz más amistades propias si estás siempre con tu hijo y sus amigos. Deja ir a tus años de temprana adultez y permítele a tu hijo que disfrute la suya.

  6. 6

    Identifica las formas en las que estás evitando su madurez e independencia. Deshazte del deseo de sacarlo de los problemas cada vez que se equivoca. Deja de protegerlo cuando deba enfrentar las consecuencias de sus actos. Demuéstrale la importancia de hacer un presupuesto para sus fondos para que no esté constantemente pidiéndote dinero por su mala administración.

  7. 7

    Enfatiza la importancia de ahorrar para su jubilación. Explícale que necesitas un período de tiempo para crecer como adulto y disfrutar la vida durante los años en los que ya no debes ser padre. Sigue adelante y crece; tómate el tiempo para reflexionar sobre tu vida y lo que has logrado. Abraza la siguiente etapa.

  8. 8

    Controla los deseos de no cambiar tu vida. Ve hacia tus propias metas mientras avanzas al próximo estado crucial de tu adultez. Respeta tu propio bienestar y demanda el respeto de los demás para llevarte bien con tus hijos. Sé tú mismo el ejemplo.

  9. 9

    Permítele a tu hijo adulto que viva su vida. Enfatiza tu amistad, y déjalo que te conozca como adulto. Comparte sus pasatiempos y otros intereses para llevarte bien con él. Escucha y acepta sus consejos en ocasiones sin permitirle que comande tu vida. Exprésale tu amor mostrándole tu aprecio debido a que es un adulto capaz. Déjale saber que quieres lo mejor de la vida para él.

Consejos y advertencias

  • Comienza a animarlo en los últimos años de la adolescencia y al principio de su segunda década a hacer decisiones independientes y a aceptar las consecuencias de las elecciones que haga. Considera la terapia familiar e individual si descubres desafíos con los problemas de dependencia y/o problemas de dependencia dentro de la familia, especialmente si han experimentado otros problemas como el alcoholismo o el abuso de drogas de uno o más miembros del núcleo familiar. Verifica los grupos de Alcohólicos Anónimos (AA) y los de ayuda de Anon/Alateen.
  • Date cuenta de que en situaciones en que los padres o los hijos adultos están enfermos y no pueden cuidarse a sí mismos, no es apropiado forzar a los hijos (o a los padres) a dejar el hogar. Mantén el respeto y permite la mayor independencia posible, aunque deban vivir juntos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles