¿Qué tan malo es el cloro para las plantas?

Escrito por elizabeth jennings | Traducido por maría florencia lavorato
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué tan malo es el cloro para las plantas?
El cloro utilizado en la purificación del agua puede ser fatal para las plantas acuáticas. (Jerry Yulsman/Photodisc/Getty Images)

Dos tipos de sustancias se denominan comúnmente como cloro. El cloro existe en la naturaleza como sales de cloruro de calcio, de potasio, de sodio y de magnesio y se representa en la ciencia como (Cl'). El gas de cloro (Cl2) se produce artificialmente a partir de las sales de cloro y se utiliza en la purificación del agua. La versión fabricada es extremadamente reactiva, inestable y se combina con muchos de los mismos elementos como el oxígeno. Cómo afecta a las plantas el cloro depende del tipo y la concentración.

Otras personas están leyendo

La necesidad del cloro natural

El cloro (Cl') presente de forma natural en el suelo no es reactivo y existe como un ion cloruro soluble. Las plantas necesitan de este cloro para algunas de las reacciones fotoquímicas necesarias para la fotosíntesis. También afecta a lo bien que sus células se hidratan y lo bien, como un ion negativo, esas células pueden equilibrar los iones positivos presentes. Es raro que los suelos en los EE.UU. padezcan deficiencia de cloro. Cuando esto ocurre, las plantas se marchitan más fácilmente, sus raíces laterales tienden a ramificarse en exceso y sus hojas son propensas al bronceado.

Suelos altos en cloro natural

Los suelos en los EE.UU. son más propensos a ser altos en cloro natural (Cl) que deficientes. Esto generalmente se debe a una aplicación excesiva de sales de cloruro, como en el deshielo de carreteras o aceras, la aplicación excesiva de fertilizantes, vertidos de fertilizantes, los altos niveles de cloruro en el agua de riego o cuando la precipitación es muy deficiente para eliminar los minerales de la zona radicular de los suelos salinos. Los dos últimos, en particular, son más propensos a convertirse en problemas graves en regiones semiáridas. Los altos niveles de cloro naturales pueden combinarse con otros materiales disueltos en el suelo para limitar la cantidad de nutrientes que las plantas acuáticas pueden obtener del suelo.

Cloro como contaminación atmosférica

Los gases clorados utilizados en la purificación de agua y los liberados por ciertos procesos de fabricación, como la fabricación de vidrio, pueden causar una contaminación considerable del aire. Muchas plantas, tales como la alfalfa, los pepinos, el capulín y los tulipanes por nombrar unos pocos, son extremadamente sensibles a ellos y pueden sufrir daños considerables a niveles tan bajos como 0,1 parte por millón. Los síntomas de la contaminación atmosférica de cloro en las plantas incluyen hojas secas, blanqueadas o descoloridas y el blanqueo o tejidos de plantas colapsadas. Las hojas a menudo se tornan marrones cerca de los márgenes, puntas y entre las venas principales; las plantas mayores y de mediana edad son más susceptibles que las más jóvenes.

El cloro en el agua del grifo

El cloro se encuentra en aguas de consumo municipales es improbable que dañe las plantas de interior. Sin embargo, incluso una pequeña cantidad de este tipo de cloro puede resultar fatal para las plantas y los animales acuáticos. Si bien el cloro artificial puede dañar estos organismos, el cloro en las aguas de tratamiento municipal a menudo se combinan con el amoníaco, formando el compuesto de cloramina, que es más perjudicial que el propio cloro. Elimina el cloro del agua del grifo antes de usarla en acuarios.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles