Cómo mantener jugoso un pollo asado

Escrito por christie fletcher | Traducido por carla rocca
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo mantener jugoso un pollo asado

Primero que nada, asar y cocinar un pollo se asemejan bastante. La única diferencia tradicional es que cuando lo asas lo ubicas en una rejilla y dejas que el jugo se derrame en una sartén ubicada por debajo. Prefiero el método más simple. Y eso es lo que voy a explicar a través de estas fáciles instrucciones y pasos a seguir. Existe incluso un plan de emergencia para "después de cocinarlo", en caso de que cocines el ave de más se seque un poco. ¡Esto funciona!

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pollo entero, sin los menudos
  • 2 limones
  • 2 manzanas
  • 2 naranjas
  • Aceite vegetal
  • Pimienta negra fresca
  • Sal de mar
  • Otras especias (a elección)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige un ave en el supermercado. Compra una pollo entero con los menudos y el cuello adentro. En tu casa, quitale los menudos y congélalos para darles otro uso, o solo descártalos. Lava el pollo por dentro y por fuera y sécalo. Ponlo en una sartén plana para cocinarlo. Las puntas de la sartén deben tener una pulgada y media (3,81 centímetros) de tamaño aproximadamente. Sin embargo, también se pueden utilizar unas más grandes.

  2. 2

    Aplica aceite vegetal sobre todo el pollo. Esto hará que la piel se torne crujiente y riquísima. No tienes que comer la piel, por supuesto, si no quieres adquirir calorías de más. ¡Pero disfruto tanto de comerla porque es muy sabrosa!

  3. 3

    Rocea el pollo en la parte exterior y en las cavidades interiores, con pimienta negra y sal marina. También agrego un poco de semillas de apio para darle un sabor adicional. ¡Puedes utilizar tu imaginación, depende de lo que te guste! Ahora, masajéalo. En serio, como si estuvieses dando un masage suave. Utiliza tus manos para presionar el aceite y las especias dentro del interior del pollo.

  4. 4

    Corta los limones, las manzanas y las naranjas en cuatro, o incluso en partes más pequeñas, dependiendo del tamaño del pollo. Esta es una clave para mantener el pollo jugoso. Introduce las partes de fruta en la cavidad. ¡Y me refiero a que realmente las ingreses ahí! Cuanto más será mejor. Ingrésalas en una cavidad grande de la parte trasera, así como en las cavidades más pequeñas donde se encuentra el cuello. Incluso ingresa con cuidado partes más pequeñas por debajo de la piel si quieres. Esto no solo mantiene al pollo húmedo, sino que también le otorga un saber muy suave que te encantará.

  5. 5

    Pon el pollo en el horno, descubierto. En este paso, tomar el tiempo es, por supuesto, algo muy importante. Si compras un reloj para tomar el tiempo con un botón de salto, esos son bastante exactos. También puedes seguir las direcciones de horneado que se encuentra en el paquete así como el peso y el tiempo. Eso también funciona. Si no, observa cómo se broncea la piel. espera un bronceado sutil y apropiado, que no esté ni muy claro ni muy oscuro. Mi mejor trampa es sacar el ave y verificarlo moviendo uno de los muslos. Si se mueve fácilmente, ¡Ya está terminado! Sácalo y envuélvelo, sin apretarlo, con un papel de aluminio hasta que esté lo suficientemente frio para disfrutarlo. (No comas la fruta de adentro, solo es para darle sabor y humedecerlo).

Consejos y advertencias

  • La fruta le otorga un caldo sabroso mientras se cocina. Puedes bañar el pollo con una cuchara de este caldo para que esté más jugoso cuando lo sirves. Si lo cocinas de más y se seca, corta las piezas, ponle un poco de caldo de pollo en lata o caja y cocínalo por unos minutos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles